Nació entre los fierros y ahora integra la empresa familiar que siembra y cosecha a terceros

Florencia Rosso Divito tiene 33 años y desde que terminó la secundaria se dedica a ser contratista rural con base en Balcarce.

El contratista agropecuario es un eslabón clave en la agricultura argentina. Representan entre el 60 y 70% de la siembra y cosecha de las 34 millones de hectáreas que se producen por año en la Argentina.

Florencia Rosso Divito es una de las tantas mujeres que eligieron trabajar de esta profesión en el último tiempo. Tiene 33 años, formó su propia familia (tiene dos hijos) y es una apasionada de lo que hace. Es la tercera generación familiar e integra la pyme familiar que comenzó su padre Rubén hace 25 años en nuestra ciudad. Allí también trabajan su madre Gladys y su hermano Mariano.

Se crió en la «quinta», como lo llama la familia, a un establecimiento de 17 hectáreas donde actualmente sigue viviendo. Allí guardan las maquinarias y además engordan novillos y siembran cultivos propios. «Me crié entre los fierros», remarcó.

Su meta era estudiar ingeniera agronómica y cuando estaba preparando el ingreso decidió cambiar de rumbo y se metió de lleno en la empresa de su familia. Florencia ya lo venía ayudando a su padre cuando estudiaba en la secundaria.

“El que se desocupaba, iba a ayudar al campo, dándole apoyo a los que manejaban la maquinaria por si se rompía algo”, recordó. «Nos inculcaron el trabajo sin darnos cuenta. Trabajar y el cariño por lo que uno hace porque sinceramente amo lo que hago. Fue lo que me tocó y hoy en día es mi elección”.

Florencia se encarga de lo parte administrativa ayudando a su mamá en el tema seguros, vialidad, entre otros temas, ya que contó que “cada vez son más lo que nos piden para circular”. Además, suele “salir al campo” a atender a los novillos y ovejas que tiene en su campo. Y ayuda en época de las labores (siembra y cosecha) a los maquinistas para que descansen y coman y a su vez se encarga de llevar repuestos y comida. ,

La empresa trabaja por año 13.000 hectáreas de siembra y 13.000 hectáreas de cosecha.  Para esto, tienen 3 cosechadoras, 4 sembradoras y 9 tractores. También poseen dos camiones, uno para la cosecha y otro para abastecer de insumos a la maquinaria. Además hacen fertilización al voleo. Y algo que es clave para la empresa es que se trabajan con clientes que están situados a 50 kilómetros a la redonda de la base.

“Cuando éramos chicos, teníamos la cosechadora que podíamos tener. Lo atábamos con alambres. Luego comenzamos a utilizar nuevas máquinas, con mucha tecnología. Nos costó usarla porque no estábamos acostumbrados a tanto. Y ahora en la zona tenemos uno de los mejores equipos porque tenemos mucha tecnología incorporada en la maquinaria”, sostuvo.

En este sentido, remarcó que actualmente es muy importante tener mayor capacidad de trabajo y tecnología. “El dueño del campo está utilizando cada vez más la agricultura de precisión para mejorar el rinde o para abaratar los costos. La misma situación nos llevó a que tengamos la mejor tecnología porque el dueño del campo la requiere”, indicó.

Como ejemplo citó que cuando aprendió a cosechar, su hilera estaba “toda chueca” y hoy en día el maquinista sólo maneja el giro en la cabecera porque el resto lo hace el piloto automático. Asimismo, indicó que las cosechadoras que tenían antiguamente eran con sinfín y hoy son con rotor y cabezales draper.

Uno de los puntos más dificultosos que planteó Florencia para los contratistas rurales es la falta de personal calificado. Tuvieron que achicarse de 4 a 3 cosechadoras por este problema. “No hay gente capacitada para hacer bien el trabajo de lo que nos exigen», alertó.

En total, tienen 12 empleados, que en su mayoría están desde hace mucho tiempo. Y hay gente nueva que se fue sumando. “No es fácil adaptarse al sistema y al ritmo de trabajo. No hay feriados, solamente nos para la lluvia y ahí siempre tenemos que ir al galpón para mantener y reparar las maquinarias”, sostuvo.

El objetivo de la empresa ahora es poder agrandarse en su propia producción ampliando la siembra y no tanto agrandarse en los servicios tercerizados.

Con respecto al rol de la mujer,  Florencia remarcó que cada vez está más firme en la vida y en el trabajo del campo. «La mujer tiene más protagonismo y si uno disfruta del trabajo que tiene y está convencido de lo que puede hacer, las cosas salen mejor», reflexionó.

«He logrado cambiar ruedas en el medio del campo, me he quedado encajado con carros de tiro,  son momentos que se sufre pero se puede lograr salir adelante», cerró Florencia quien es parte del programa de New Holland denominado Mujeres en Campaña.

Fuente: Clarín

Comentarios

Leave a Reply
  1. Florencia felicitaciones por tu esfuerzo…capacidad..responsabilidad…actitud de progreso…..Asi se crece….!!!!

  2. Si logras transmitir a tus hijos los valores que recibiste de tus antecesores y esos ejemplos se multiplican el paìs solucionarà los problemas.

Dejá un comentario

Loading…

0

El Hogar La Merced reestructurará las habitaciones para recibir nuevos abuelos

Falleció el reconocido arquitecto Jorge Trivigno