Intendentes avalan las posibles restricciones para frenar la segunda ola

Jefes comunales de diferentes distritos de la provincia de Buenos Aires respaldaron eventuales medidas de restricción desde el gobierno nacional. «Nadie se muere por acostarse más temprano, pero sí se puede morir por coronavirus», dijo el intendente de Hurlingham, Juan Zabaleta.

El intendente de Hurlingham, Juan Zabaleta, consideró este miércoles necesario poner un «freno de mano» a la nocturnidad para desacelerar los contagios de coronavirus y planteó que «nadie se muere por acostarse más temprano pero sí se puede morir por coronavirus».

«Hay que ir por el lado de la nocturnidad y ver el tema de la circulación. Acá hay una realidad, que es que la gente tiene que entender que hay que seguir cuidándose porque, si no, esto es imparable», aseguró Zabaleta en declaraciones a Radio Del Plata.

En ese sentido, destacó la importancia de «preservar la actividad económica y la presencialidad en las escuelas», pero opinó que «hay que restringir la nocturnidad porque nadie se muere por acostarse más temprano, pero sí puede morir por coronavirus».

«Está claro que la actividad comercial, productiva y las clases hay que mantenerlas pero me parece que hay que poner un poco de freno de mano, analizar, tomar las decisiones para evitar la circulación», insistió el intendente de Hurlingham.

El intendente de Escobar, Ariel Sujarchuk, consideró «razonable» regular la nocturnidad por un «breve lapso» ante la segunda ola de coronavirus y advirtió que en su distrito la curva de contagios «se duplicó» y la de letalidad «acompaña porcentualmente» ese registro.

«No sé si va a ser un toque de queda. Lo que es bueno es ponerle freno a la circulación, sobre todo en las actividades nocturnas», expresó Sujarchuk, en declaraciones a CNN Radio.

Opinó que «hay que reordenar la situación para preparar de nuevo el sistema sanitario» y evaluó que «las medidas son urgentes y necesarias».

«Es bueno, es ponerle freno a la circulación, sobre todo en las actividades nocturnas», respondió a una consulta sobre las nuevas restricciones que dispondrá el Gobierno para contener el avance de una segunda ola.

Entendió que cualquier cierre que se programe «tiene que garantizar la actividad educativa, la fabril y la comercial» y «analizar medidas de compensación económica» para el sector que resultará «más perjudicado».

El intendente de Morón, Lucas Ghi, aseguró que en su distrito el sistema de salud está «totalmente ocupado» ante el crecimiento de casos de coronavirus, y alertó sobre la necesidad de «disminuir la circulación del virus a como de lugar», para evitar «una situación de extrema gravedad».

«La tendencia de contagios en Morón creció vertiginosamente en estos último ocho o nueve días, y hoy tenemos el sistema de salud totalmente ocupado, en nuestro hospital municipal, que tiene 25 camas de terapia intensiva, la mitad son casos de Covid-19», afirmó Ghi en diálogo con la radio AM 530.

En ese sentido, el Intendente subrayó que tienen en su distrito «un promedio de 140/150 contagios diarios», pero advirtió que si bien esos números son «alarmantes», hay otros que «descomprimen un poco, que tienen que ver con la letalidad», dado que «el año pasado era de 3,9 y ahora bajó a 1.7».

De esta manera, el jefe comunal de Morón señaló la necesidad de «disminuir la circulación del virus a como de lugar para aliviar el sistema de salud del municipio, tanto en lo público como en lo privado, que registran datos similares».

Y pronosticó que «de profundizarse esta tendencia de aceleración de los contagios», se estaría «próximo a una situación de extrema gravedad».

Comentarios

Dejá un comentario

Loading…

0

Proponen establecer el sentido único de circulación en las calles de Pueblo Nuevo

Un gremio docente pidió suspender las clases presenciales en «zonas de extremo riesgo»