El descarnado relato de una nueva víctima de la inseguridad: «no me mataron, pero me sacaron las ganas de seguir»

Nicolás Nuciarone (64) vivió una verdadera odisea durante la madrugada del martes. Dos delincuentes lo golpearon y «picanearon» en el interior de su hogar: «mi vida cambió para siempre. Hoy vivo con miedo, no puedo comer ni dormir».

Nicolás Nuciarone, fue sorprendido el último martes por dos delincuentes que violentaron uno de los ingresos a su hogar ubicado en la zona de calle 24 entre Cereijo y 33. Una vez dentro de su propiedad lo hostigaron, amenazaron, golpearon y hasta «picanearon» con el cable de una radio.

La víctima, de 64 años, mantuvo un contacto con la mañana de Radio Sube (101.5) y habló acerca de la odisea que le tocó vivir. Relató que los ladrones insistían en llevarse todo el dinero «para sacar un amigo del Penal de Batán» y confesó: «cansado de que me golpeen y amenacen les dije que me maten. En un momento llegué a pensar que iba a ser un Negro Aguirre o un Bagazzete más en Balcarce».

Nuciarone contó además que los ladrones lo precintaron, lo amenazaron con un cuchillo sobre el cuello y le taparon la cabeza mientras revolvieron todas las dependencias del hogar: «Sabían datos de mi vida privada, como por ejemplo que tengo dos hijas o que vivo solo en mi casa. Me reiteraban eso, me decían que tenían toda la noche, me pedían más dinero y me dijeron que estaba entregado, que me iban a matar», recordó.

«Desde hace dos días mi vida es otra. cambió completamente. Hoy no puedo dormir, salir a la calle ni comer. Vivo con un miedo terrible, quedé paralizado», cerró.