Ya son más de 700 los muertos por el ciclón «Idai» en el sureste de África

Además, hay tres millones de desplazados. Las autoridades temen brotes de cólera.

Al menos 732 personas murieron y cientos de miles resultaron afectadas tras el paso devastador del ciclón ‘Idai’ por Mozambique, Zimbabwe y Malaui. Miles dehectáreas quedaron inundadas debido a una tormenta que arrasó con las casas y la infraestructura de estos tres países.

La ONU y la Cruz Roja se encuentran en máxima alerta ante la posibilidad de que se produzca un brote de cólera en alguno de estos tres países, mientras las autoridades locales temen que el número de fallecidos aumente en las próximas horas a medida que retroceden las aguas.

En Mozambique, las autoridades confirmaron, hasta este sábado, un total de 417 muertos, 1.400 heridos y 600.000 desplazados desde que el ciclón tocó tierra el pasado 14 de marzo cerca de la ciudad portuaria de Beira, lo que provocó el inmediato desbordamiento de los de los grandes ríos del país, el Buzi y el Pungue.

Unas 17.400 viviendas quedaqron destruidas o dañadas, el número de hectáreas agrícolas arrasadas se sitúa en torno a las 385.000 y el número total de afectados ronda los 1,8 millones de personas.

«Es un desastre natural sin precedentes. La zona afectada (en Mozambique) es de unos 3.000 km2. Un desastre que equivale a catástrofes mayores», estimó el ministro del Ambiente mozambiqueño Celso Correia. «Desafortunadamente, nadie en la región ni en el mundo puede predecir un desastre de tal magnitud», agregó.

En Zimbabwe, donde el ‘Idai’ hizo acto de presencia dos días después, el número de muertos es, de momento, de 259. Otras 200 personas resultaron heridas. La mayor parte de las víctimas– dentro de un total de 250.000 afectados – fueron identificadas en las localidades fronterizas de Chimanimani y Chipinge, que fueron prácticamente arrasadas.

Por último, en Malaui, el primer país golpeado por el ciclón, se contaron 56 muertos y 577 heridos. El número de desplazados es de aproximadamente 94.000 y hay unos 840.000 afectados.

El ciclón, a diferencia de Zimbabwe y Mozambique, llegó a Malaui precedido de días de fortísimas tormentas que debilitaron el país antes de la llegada del fenómeno, que terminó de destruir las localidades de Chiwawa y Nsanje.

«La situación empeorará antes de empezar a mejorar«, explicó la alta comisionada de UNICEF, Henrietta Fore. «Las agencias de ayuda apenas están empezando a ver la dimensión de los daños. Pueblos enteros quedaron sumergidos, hay edificios derrumbados y escuelas y centros de salud están destruidos», explicó.

UNICEF mantiene la preocupación porque las inundaciones, junto con la masificación de los refugios, una higiene insuficiente, las aguas estancadas y las fuentes de agua contaminadas están poniendo a la población en riesgo de enfermedades como el cólera, la malaria y la diarrea.