Después de un año de lucha de los trabajadores, la sucursal de Buenos Aires y Belgrano recobró la actividad este sábado. Una jornada colmada de emoción y felicidad.

Con sonrisas de oreja a oreja, y sin faltar las medialunas y los cafés, la sucursal de la Boston de Buenos Aires y Belgrano tuvo su esperada reapertura, después de que los trabajadores transitaran un año de una ardua lucha para materializar su sueño y garantizar la continuidad de sus fuentes laborales.

Alejandra Blanca, una de las empleadas de la confitería, reconoció sentir «emoción» por esta jornada y agradeció el apoyo de la comunidad marplatenese en todo este tiempo para sostener su reclamo.

«Es la lucha más grande que hubo en Mar del Plata. Estuvimos al pie del cañon, estando y durmiendo en la sucursal, pero finalmente lo logramos», celebró, y agregó: «Hace un año atrás dije que soñaba con volver a abrir y que se concrete hoy es una alegría enorme».

En diálogo con 0223, remarcó que la «única lucha que se pierde es la que se abandona». «Nos cortaron la luz y el gas, nos hicieron las mil y una y pasamos por todo pero seguimos adelante y los resultados hoy se pueden ver», aseveró.

COMENTÁ