¿Leíste los términos de uso de la popular aplicación al instalarla en tu teléfono? En esta nota te contamos la letra chica de sus políticas.

Al momento de instalar una aplicación en el smartphone se deben aceptar las condiciones de uso del programa. Dentro de ellas se encuentran los términos y políticas impuestas por la compañía programadora, reguladas por ley. Pero, ¿quién se toma el trabajo de leerlas?

WhatsApp obliga a sus usuarios a renunciar a determinadas potestades al momento de ser instalado.

“Estamos acostumbrados a aceptar las condiciones de servicio de las empresas sin ser conscientes de que suscribimos un contrato, del que no solemos guardar copia y que regula nuestras obligaciones y derechos a la hora de usar el servicio o exigir compensaciones. Los padres no son conscientes de las implicaciones legales de unos términos de servicios que se actualizan de forma regular y que suelen establecer unos límites mínimos de edad para su uso”, expresó en un comunicado reproducido por el diario español ABC Fernando Ruiz-Beato, de RB Ruiz Beato Abogados, firma especializada en derecho.

¿Cuál es la edad mínima para utilizarlo?

WhatsApp expresa entre sus políticas de uso que los usuarios deben tener al menos 13 años de edad para usar los servicios. Condición que en muchos casos no es respetada.

“Debes tener por lo menos 13 años de edad para poder usar nuestros Servicios (o la edad mínima requerida en tu país para tener autorización para usar nuestros Servicios sin autorización de tus padres)”, expresa la aplicación en la solapa de información legal.

Uso “aceptable” del servicio y renuncia a reclamos

Entre sus términos de uso, WhatsApp, hace hincapié también que al aceptar las cláusulas, en teoría no se debería tener derecho a demanda en un juzgado.

“No somos responsables ni estamos obligados a controlar las acciones ni la información (incluido el contenido) de nuestros usuarios u otros terceros. Nos liberas a nosotros, nuestras subsidiarias, filiales y a nuestros y sus directores, gerentes, empleados, socios y agentes (en conjunto, las “partes de WhatsApp”) de cualquier reclamo, queja, demanda, controversia o conflicto (en conjunto, “reclamo”) y daños , conocidos o desconocidos, relacionados, derivados o conectados de algún modo con cualquier reclamo que tengas en contra de cualquier tercero», dicen las condiciones de uso.

«Renuncias a cualquier derecho que puedas poseer bajo el artículo 1542 del código civil de California o cualquier otra norma aplicable similar o ley de cualquier otra jurisdicción que indique que: una renuncia general no incluye las demandas que el acreedor desconoce o no sospecha que existen en su favor en el momento de la ejecución de la renuncia, la cual, si fuera conocida por él, deberá haber afectado materialmente a su acuerdo con el deudor”, continúan el texto en el que WhatsApp se desliga de cualquier reclamo.

Además, si se divulgan Fake News, por ejemplo, la practica “puede ser motivo para la cancelación de la cuenta”.

“No debes, de manera directa o indirecta, o por medios automatizados o de otro tipo, acceder, usar, copiar, adaptar, modificar, crear obras derivadas de nuestros Servicios, ni distribuir, licenciar, sublicenciar, transferir, mostrar, ejecutar o explotar de otro modo nuestros servicios de maneras inadmisibles o no autorizadas, o de formas que nos afecten, perjudiquen o dañen a nosotros a nuestros sistemas, a nuestros usuarios o a otras personas”, detalla la compañía.

COMENTÁ