Vladimir Putin calificó de «sustancial» su primer cara a cara con Kim Jong-un

El mandatario dijo que la que la desnuclearización de la península coreana «es posible». «Corea del Norte necesita garantías de seguridad. Eso es todo», afirmó.

El presidente ruso Vladimir Putin calificó de «sustancial» su primer cara a cara durante dos horas con el líder norcoreano Kim Jong-un y sostuvo que la desnuclearización de la península coreana«es posible», pero que Pyongyang exige a cambio garantías de seguridad.

«Es posible… Corea del Norte necesita garantías de seguridad, la preservación de su soberanía. Eso es todo», dijo Putin en rueda de prensa tras reunirse con Kim en la ciudad de Vladivostok, bañada por el océano Pacífico.

La cumbre de Vladivostok se celebró después del fracaso de la última cita entre Kim y el presidente de EEUU, Donald Trump, en febrero pasado en la capital de Vietnam, Hanói. Kim buscó el apoyo de Rusia para que se relajen las sanciones impuestas a Pyongyang por su programa nuclear, en tanto que Putin quiere situar a Rusia como un actor clave en una cuestión de relevancia mundial.

«Necesitamos restaurar el poder del derecho internacional, volver al estado en el que el derecho internacional, y no la ley del más fuerte, determina la situación en el mundo», agregó el mandatario ruso.

Putin señaló que discutiría con Washington sobre lo hablado con Kim. «Aquí no hay secretos, no hay conspiraciones. El propio presidente Kim nos pidió informar al lado estadounidense sobre nuestra posición», precisó.

El presidente ruso aseguró que los intereses de su país coinciden con los de Estados Unidos en el sentido en que ambos están a favor de una «completa desnuclearización».

«En cuanto a lo concerniente a la reducción de la amenaza de conflictos nucleares, ésta es ciertamente una prioridad común», dijo.

«Tuve la impresión de que el líder norcoreano comparte el mismo punto de vista. Y necesitamos garantías de seguridad, es todo. Necesitamos pensar sobre esto todos juntos», concluyó.

Por su parte, Kim aseguró que había venido a Vladivostok a tratar «las vías para el arreglo pacífico» del conflicto nuclear en la península coreana, que, en su opinión, despierta un «interés prioritario» en el mundo.

Kim, que también calificó de «muy sustancial» la reunión a solas con el jefe del Kremlin, se mostró «muy contento» de visitar Rusia, a la que calificó de «amistoso» y «gran» vecino. «Espero que nuestras negociaciones prosigan de la misma forma, de manera útil y constructiva», comentó.

Las relaciones entre Pyongyang y Moscú se remontan a la época soviética, cuando la URSS colocó en el poder a Kim Il-sung, el abuelo de Kim Jong-un y fundador de la República Popular de Corea (RPDC), que le dio un apoyo crucial durante la Guerra Fría.

Sin embargo las relaciones fueron inestables en varios periodos porque Kim Il Sung supo jugar con la rivalidad entre Rusia y China en la época para conseguir concesiones de ambos vecinos.

Poco después de su primera elección como presidente de Rusia, Vladimir Putin intentó normalizar las relaciones y se reunió en tres ocasiones con Kim Jong-il, padre y antecesor del actual líder. El primer encuentro fue en Pyongyang en el 2000, lo que convirtió a Putin en el primer dirigente ruso que viajó a Corea del Norte.