Vázquez tras la confirmación: «Siento un gran desahogo»

«Fue un verdadero desahogo, como si me sacaran un gran peso de encima», explicó uno de los hijos de Juan Manuel Fangio.

fangio1

Rubén Vázquez junto a una biografía de su padre

Los resultados comparativos de ADN que arrojaron un 99,9 % de parentesco confirmaron lo que muchos esperaban. Rubén Vázquez, el cañuelense de 78 años, es también hijo de Juan Manuel Fangio.  A poco menos de 24 horas de conocer su verdadera identidad, Vázquez contó sus primeras sensaciones: «Siento una alegría inmensa. Me ha llamado mucha gente. Muchos amigos y tantas personas que me tendieron una mano en momentos complicados, cuando me ponían muchos palos en la rueda. Sin duda que es una gran satisfacción», confesó.

Además, uno de los dos herederos del ex piloto de Fórmula 1 destacó: «Fue una emoción muy grande. He llorado mucho pero de a poco me voy tranquilizando y tomando dimensión de la noticia. Después de todas las conversaciones que mantuve con mi madre, creo que estaría muy contenta de conocer esta noticia».

Mientras tanto, Vázquez dejó bien en claro que tiene la firme intención de juntarse con quien ahora es su hermano, Oscar Espinosa Fangio: «No tuvimos la posibilidad de juntarnos pero espero poder llamarlo, charlar y muy pronto ir a visitarlo. Es mi hermano y se que él también me quiere conocer».

Patrimonio y resistencia

En relación a los próximos pasos judiciales, Vázquez explicó que se reunirá en las próximas horas con su abogado, el Doctor Miguel Ánge Pierri, quien delineará los pasos a seguir: «Lo que venga de acá en más, que es secundario, lo esperaremos de otra forma. Con mucha tranquilidad y con la certeza de contar con los resultados, algo que me imaginaba, pero por lo que tuve que esperar tantos años para confirmar como debía ante quien correspondía. Lo que quería, que era mi verdadera identidad, ya lo conseguí», puntualizó.

Por último, Vázquez hizo hincapié en la «resistencia» mantenida desde diferentes sectores a quienes según él, «no les convenía» que se supiera la verdad: «Fueron más de diez años muy duros, donde desde distintos sectores pusieron algunos palos en la rueda. Desde la Fundación resistieron diciendo que en caso de que los resultados fueras positivos, el Museo desaparecería. Algo parecido hicieron circular desde la escuela técnica de Mercedez Benz. Todas barbaridades», dijo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.