Lexie Alford reveló cómo logró visitar tantos lugares con un presupuesto limitado. En sus redes sociales, más de 60 mil personas siguieron sus travesías.

El 31 de mayo, Lexie Alford, una joven estadounidense de 21 años, llegó a Corea del Norte y rompió un récord: se convirtió en la persona más joven en la historia en conocer todos los países del mundo. Con ese nuevo sello en su pasaporte, le quitó el puesto a James Asquith, tres años mayor que ella.

Desde que es muy chica, Lexie soñó con recorrer todos los rincones del planeta. En especial, porque el turismo siempre estuvo muy ligado a sus raíces, ya que sus padres tenían una agencia de viajes en California. «El viaje fue una parte de mi vida desde antes de que tuviera memoria», aseguró en una entrevista con Forbes.

Mientras crecía, Lexie visitó desde las aldeas flotantes de Camboya hasta el Burj Kjalifa en Dubai. Desde el frío de Ushuaia al sur de la Argentina hasta las calurosas pirámides de Egipto. «Mis padres quisieron exponerme a todos los estilos de vida de todo el mundo y eso tuvo un impacto muy profundo en la persona que soy hoy», explicó la aventura.

Aunque en un principio ella simplemente viajaba sin intenciones de romper ningún récord, en 2016 se dio cuenta de que podía inspirar a otras chicas jóvenes a salir de su zona de confort. Fue así como empezó a planificar su objetivo de llegar a cada una de las naciones del mundo. Y compartir sus aventuras en su cuenta de Instagram @LexieLimitless, en donde más de 60 mil personas siguen sus diversos itinerarios.

Una vez que terminó el secundario, Lexie decidió no empezar sus estudios universitarios para dedicarse full time a viajar. En la entrevista con la revista, explicó que sus viáticos son autofinanciados. Algunas marcas la acompañan en ciertos destinos, pero nunca tuvo un patrocinio oficial. Además, aclaró que antes de embarcarse en esta travesía ahorró bastante dinero para poder costear sus gastos durante un año.

Cuando gastó todos sus ahorros, Lexie se dedicó a compartir fotos y posteos patrocinados. Además de trabajar como consultora de viajes en la agencia de sus padres. «Hago mucha investigación por adelantado para encontrar las mejores ofertas, utilizar puntos y millas para los vuelos y hospedarme en alojamientos a cambio de crear contenido para las redes», destacó.

Otro de sus secretos fue mantener sus gastos generales lo más bajos posibles para poder extender sus aventuras. También recalcó que, al seguir viviendo con sus padres, no tiene que pagar alquiler ni costos de auto. «No gasto mi dinero en cosas materiales innecesarias», admitió.

Mientras está de viaje, Lexie trata de desconectarse de las redes sociales y aprovechar su tiempo al máximo en el destino. Y solo se sumerge en el mundo virtual de a ratos, cuando comparte en su Instagram alguna publicación.

La joven todavía está en proceso de presentar casi 10 mil fotos al récord Mundial Guinness en orden cronológico para obtener el título oficial. Con respecto a las críticas que pueda llegar a recibir por haber viajado «tan rápido», ella adelantó que no está preocupada. «Algunos prefieren pasar meses o años en pocos países y otros quieren otra cosa. Siempre habrá alguien que no esté de acuerdo con tus formas», argumentó.

Sin embargo, aclaró que ella sí se tomó su tiempo para disfrutar cada lugar al que visitó. «Me encanta alejarme de las ciudades capitales, probar alimentos locales, fotografiar la cultura y la naturaleza, quedarme todo lo que más pueda», agregó.

Ya con el récord batido, la joven estadounidense está pensando en terminar su libro de bitácoras de viajes, en donde registrará todas las experiencias que vivió en cada país. Otro de los proyectos que ya tiene previsto es una charla TEDx, el 15 de junio. «Después de completar todo esto, me tomaré los próximos meses para nutrir mi salud física y mental mientras sigo haciendo planes para el futuro«, concluyó.

COMENTÁ