Una multitud recorrió las sendas del Calvario para celebrar la vida, muerte y resurrección de Cristo

En el clásico Vía Crucis de la Familia, los tandilenses recorrieron las estaciones de piedra para revivir el trayecto de Jesús. Personas de todas las edades se unieron en el rezo, pidieron por los más necesitados, la familia y por Francia. Además, se refirieron a las contradicciones de estos tiempos, con respecto a la orientación sexual y la libre expresión.

Miles de feligreses se congregaron en las bases del Monte Clavario de la ciudad para transitar las 14 estaciones en el tradicional Vía Crucis de la Familia, para revivir los momentos de Jesús de Nazaret desde su iluminación hasta su crucifixión y sepultura. En vísperas de esta Semana Santa e iluminados por las antorchas y la constante compañía de la luna, metros y metros de personas serpentearon el sendero de piedra.

“Ven hermano y cántale a Cristo, a ese Cristo joven que un día nos redimió. Haz de tu amor una plegaria o un simple canto alegre que el Señor escuchará”, cantaron los fieles mientras aguardaban el inicio del recorrido.

Invocando a recordar las intenciones del Papa Francisco y del Obispo Hugo Manuel, inició uno de los actos primordiales de Semana Santa. Pidieron por Francia, por las vocaciones sacerdotales y religiosas, por los enfermos, por los que no pudieron llegar al lugar y los que más necesitan.

Por altoparlantes, recordaron a los presentes que es la cruz la que les enseña a mirar al otro con misericordia y corazón, sobre todo a aquel que sufre. “¿Estás dispuesto a abrir tus brazos como Jesús en la cruz?”, invitaron a reflexionar. Seguidamente pidieron a María ayuda para aprender a sufrir con valor y esperanza y comenzaron a entonar las estrofas de “Virgen de la esperanza”.