Una mujer y su hija murieron aplastadas al derrumbarse unos balcones en Punta Mogotes

Ocurrió el sábado a la tarde en un edificio de Punta Mogotes. Personal policial, médicos y bomberos trabajaron en el lugar.

Fue en calles Puán y Acevedo.

Una mujer de 35 años y su hija de 3 fallecieron el sábado a la tarde al ser aplastadas por los balcones y parte del frente de un edificio del barrio Punta Mogotes.

Agustina Ferro (35) y su pequeña hija India (3) fueron sepultadas por los escombros y perdieron la vida en el acto.

El trágico siniestro ocurrió el sábado a la tarde, pasadas las 14, en el cruce de las calles Puán y Acevedo, en el corazón del barrio Punta Mogotes, por donde Ferro y su hija caminaban. De acuerdo a los datos confirmados poco después, la mujer, con sus dos hijas y su marido, estaban en un bar esperando el almuerzo. Como la comida se demoraba la mujer decidió cruzarse a ver vidrieras y fue entonces cuando se produjo el desmoronamiento.

“Se realizarán todas las investigaciones pertinentes para, primero localizar a los propietarios o responsables del lugar, y luego analizar los peritajes con el fin de entender cuál fue la razón del derrumbe”, explicó Cistoldi a LA CAPITAL.

Al respecto señaló que el administrador del lugar será el enfocado para avanzar en la definición de la pesquisa. Probablemente esa persona sea notificada del inicio de una causa por doble homicidio culposo.

En tanto, el titular de Defensa Civil, Rodrigo Goncalvez, adelantó que no existe “riesgo de nuevos derrumbes pero se trabajó en distintas tareas de prevención, como el corte de luz y agua”. También se confirmó que no hubo más heridos.

Luis, un vecino de la zona, expresó que el derrumbe provocó tal estruendo que decenas de personas se asomaron y no podían acreditar lo que veían. “Fue una gran nube de polvo, gritos… El horario de playa y la alta temperatura ayudó también para que no hubiera más gente, porque esa esquina es muy transitada”, explicó.

Personal de Defensa Civil, Bomberos y de Obras Privadas de la Municipalidad definieron que lo que se desprendió fue la parte superior del frente del edificio de dos pisos cuyo acceso principal está por la calle Acevedo al 2200. En su estado original el inmueble tenía una pared que sobresalía verticalmente y un agregado ornamental a modo de “balcón” de la línea de la terraza.

Ese adorno arquitectónico se desprendió y arrastró a todos los balcones de la calle Puán, una gran cantidad de mampostería.