Una mujer de 75 años salió al fondo de su casa y la mataron tres perros mezcla de dogo y pitbull

Fue en Santa Fe. Los animales son de una vecina, a la que ya le habían advertido que eran peligrosos.

María del Carmen Zárate, una mujer de 75 años que vivía en el pueblo santafecino Chañar Ladeado, estaba acostumbrada. Cada vez que quería ir al fondo de su casa, salía con un fierro para defenderse de los perros de su vecina, que cruzaban el límite de la propiedad desde hacía tiempo. Pero el jueves pasado, la molestia de todos los días se convirtió en una tragedia: tres de los animales la atacaron y, por las heridas graves que sufrió, murió.

El nieto de la víctima, que vive al lado de la casa en donde ocurrió todo, encontró el cuerpo ese mismo día por la noche. «Estaba totalmente destrozada y con la ropa arrancada. Nadie la pudo ver porque no nos dejaron», comentó la hija de la anciana.

Según reconstruyó el diario Clarín, los familiares de María del Carmen ya habían advertido que los perros de su vecina eran violentos. En especial, los que habían sido cruza de una hembra dogo y un pitbull. Estos habían crecido sin ningún tipo de control.

La dueña de los animales, ante los constantes reclamos, había admitido que estaba desbordada por la situación. Cuando la amenazaron con matarlos, ella contestó: «Matalos porque yo no puedo y no sé qué hacer».

El calvario de María del Carmen, que vivía sola, venía desde hace tiempo. Sus hijos explicaron que en el patio trasero ella tenía una huerta y un gallinero, pero éste había quedado inutilizado por la actitud violenta de los animales. «Le comieron todos los pollitos», aseguraron.

Los familiares de la víctima responsabilizaron a las autoridades de la Comuna por no haber tomado las medidas correspondientes. «Avalaron todo esto sabiendo que los perros eran terriblemente peligrosos. Les daban de comer y venían con un carro a limpiar», aseveraron.

A su vez, se quejaron por la falta de respuesta de la policía local. El mismo día del ataque, la hija de la anciana había tapado con un tronco el pozo que cavaron los tres perros para pasar por debajo del tejido que dividía las casas. Hasta le marcó a los oficiales cuáles eran los tres animales que había encontrado en el terreno. Pero recién el sábado se los llevaron.