Un médico se defendió a los tiros de un robo en la puerta de su casa en Parque Chacabuco

Se trata de Ernesto José Crescenti, dueño de un instituto especializado en oncología. El profesional es legítimo portador de su arma. Hubo al menos 16 disparos.

El médico Ernesto José Crescenti, de 65 años, regresaba de sus vacaciones con su familia el viernes por la noche. El dueño del instituto especializado en oncología que lleva su nombre estacionó en la puerta de su casa, en el barrio porteño de Parque Chacabuco, para poder bajar el equipaje. Pero a los pocos minutos, fue increpado por cuatro ladrones. Sin dudarlo, el doctor sacó su arma y se defendió a los tiros. Se registraron, al menos, 16 disparos.

La balacera fue en la calle Santander al 500, alrededor de las 21. Crescenti había dejado su camioneta Toyota Rav 4X4 negra en la entrada de su domicilio cuando fue interceptado por los asaltantes, que viajaban en un auto blanco.

El médico, que es legítimo portador de una pistola calibre 357 marca Glock, se defendió del robo a los tiros. A pesar de la intensidad del tiroteo, ni él ni su familia resultaron heridos. Los delincuentes, que querían entrar a su casa, se escaparon.

Esa misma noche, un hombre con una herida de fuego ingresó al Hospital Penna, del barrio de Parque Patricios. Según informaron, el joven murió a los minutos por la lesión en el cráneo.

Todavía las autoridades no confirmaron si este caso está vinculado con el robo y esperarán los resultados de las pericias, que se realizarán el lunes, para confirmar si se trató de uno de los ladrones.

Indignados por la situación, los vecinos de Crescenti aseguraron que no es la primera vez que viven un episodio de este estilo en la zona y que están cansados de exigir seguridad. «En este barrioentramos en pánico cuando llegamos a nuestras casas. Acá te roban al voleo», explicó uno de ellos. A su vez, indicaron que el auto blanco que atacó al médico ya había robado hace poco. «Los policías ya lo reconocen. Siempre viajan adolescentes. Pero no los pueden agarrar«, aclaró otro.