Un conductor sufrió traumatismos graves en un despiste y vuelco en la ruta nacional 226

El accidente se produjo en el kilómetro 149 cuando el hombre, que viajaba con un amigo, regresaba de Mar del Plata. El viento desestabilizó el vehículo, que terminó dado vuelta en una alcantarilla, varios metros abajo del nivel de la banquina.

Un despiste y posterior vuelco se produjo el miércoles por la tarde, en el kilómetro 149 de la ruta nacional 226, a la altura del establecimiento rural La Pascuala. El conductor del vehículo fue derivado al Hospital Santamarina, donde le diagnosticaron traumatismos graves y quedó internado en el Servicio de Guardia.

Todo ocurrió después de las 14, cuando Pedro Cabeza, de 74 años, y su amigo Carlos Coronel, de 71, regresaban de Mar del Plata.

Poco antes de llegar a destino, el fuerte viento que soplaba en la ruta desestabilizó la Ford Eco Sport que conducía Cabeza. Como consecuencia, el vehículo se despistó, cruzó el carril contrario y volcó en una profunda alcantarilla, cinco metros más abajo que el nivel de la banquina. La camioneta terminó con sus cuatro ruedas mirando al cielo.

Sobre las plantas de moras de la banquina quedaron las marcas del paso desordenado de la camioneta. También, las huellas del impacto en las ramas de unos árboles que amortiguaron los tumbos de la Eco Sport.

Cabeza sufrió un trauma de cráneo sin pérdida de conocimiento; trauma cerrado de tórax y neumotórax derecho; y fractura de una vértebra cervical. Por su parte, Coronel padeció heridas leves y recibió el alta luego de completar la revisión médica de rigor.