Tiroteo en un tranvía en Holanda: hay al menos tres muertos y varios heridos

Un hombre abrió fuego en una zona residencial de Utrecht. La policía local no descarta que se trate de un ataque terrorista.

Al menos tres personas murieron y varias resultaron heridas este lunes en un tiroteo contra un tranvía en la zona oeste de la ciudad de Utrecht, en el centro de Holanda. La policía local anunció que estaba investigando un «posible móvil terrorista» detrás del tiroteo y el nivel de alerta se elevó al máximo.

La policía de Utrecht busca a Gökman Tanis, un ciudadano de 37 años de nacionalidad turca, como sospechoso del ataque en la red de tranvías local en las inmediaciones de la plaza 24 de octubre de esa ciudad holandesa. La imagen del hombre fue registrada dentro del tranvía en el que habría iniciado el ataque y tiene impresa la hora 10.41, minutos antes del inicio del tiroteo que tuvo lugar a las 6.45 de la Argentina.

«No se acerque a él, pero llame directamente a la línea Opsporingstip 0800-6070«, solicita la policía, que aún mantiene el operativo de búsqueda del atacante que se habría fugado en un auto de color rojo.

«Se registró un tiroteo en la plaza 24 Oktoberplein en Utrecht. El incidente tuvo lugar a las 10.45 horas. Varias personas resultaron heridas», aseguró la Policía de Países Bajos, en un mensaje publicado en su cuenta de la red social Twitter.

Según testigos, un hombre sacó un arma y comenzó a disparar de forma aleatoria y continuada contra las personas. «Las zonas aledañas fueron acordonadas y estamos investigando el tema», señaló la fuerza policial holandesa. Un portavoz de la Policía contó al diario ‘Algemeen Dagblad’ que el autor del tiroteo escapó del lugar de los hechos.

La Policía desplegó un operativo con agentes de la unidad antiterrorista para tratar de detener al responsable del tiroteo, que provocó la suspensión del servicio de tranvía en ese tramo.

Hasta el lugar de los hechos se desplazaron varias ambulancias y el servicio médico envió tres helicópteros para evacuar a los heridos más graves a hospitales.

El primer ministro neerlandés, Mark Rutte, canceló una reunión que tenía con los partidos de la coalición por esta «situación inquietante» y advirtió que el Gobierno «está muy preocupado».