Tandil: los papás de un niño de 4 años denunciaron por abuso sexual a un docente

El hecho ocurrió el martes y realizaron la denuncia penal en la Comisaría de la Mujer y la Familia. El niño contó que el profesor lo abusó en el baño, donde había otros tres compañeros. La comunidad educativa se vio revolucionada con la noticia y los padres exigieron respuestas de las autoridades. Separaron al acusado y a la maestra de sala de sus cargos.

Largas horas de angustia y bronca se vivieron, ayer por la tarde, en el Jardín de Infantes 901, ubicado en Maipú 341, tras la denuncia por abuso sexual a un profesor que radicaron los papás de un niño de sala de 4 años. El resto de los padres de los chicos que asisten al turno vespertino se autoconvocaron en el establecimiento para exigir explicaciones y reclamar garantías sobre los derechos de los menores.

La investigación sobre el presunto abuso está a cargo del fiscal Marcos Eguzquiza, quien solicitó para hoy una revisión genital de la víctima y la presentación del informe preliminar de la entrevista con el niño que mantuvo con el cuerpo técnico de psicólogos de la Comisaría de la Mujer.

Todo comenzó el martes por la noche, después del partido de la Selección Argentina, cuando el pequeño contó lo que le había pasado esa tarde en el jardín. Los padres lo escucharon y, de inmediato, fueron a hacer la denuncia en la Comisaría de la Mujer y la Familia. También lo revisaron en el Hospital de Niños, aunque la visita no quedó asentada en los registros.

“Después del partido, lo mandamos a que se fuera a lavar los dientes, y mi marido nota que se tocaba la cola. Le preguntamos qué era lo que le había pasado, si le picaba la cola o le dolía. Entonces, lo llevo a revisar a la habitación. Viene mi marido enseguida. Él dice que le dolía la cola, y cuando le preguntamos qué era lo que le había pasado, nos comentó que un profesor nuevo le había metido el dedo adentro de la cola”, relató Eliana, la mamá, quien ayer se acercó a la puerta del jardín para dar detalles del aberrante hecho.

Cuando siguieron interrogando al pequeño, le pidieron que les mostrara de qué manera lo habían tocado. “Se baja el calzoncillo y se intenta meter el dedo de su mano adentro del ano”, confirmó con angustia.

Ante esa situación, llamaron al 911 para pedir asesoramiento y les aconsejaron dirigirse a la Comisaría de la Mujer para radicar la denuncia. De ese modo, empezaron los trámites ante la Justicia. “Nos están ayudando re bien y se está moviendo todo bastante rápido”, valoraron.