Tandil: el Intendente pidió declarar el estado de sitio y que lo peor vendrá en abril

Lunghi volvió a insistir de manera categórica en la importancia de acatar el aislamiento para cortar con la cadena de transmisión viral y se mostró proclive a que haya medidas más extremas para controlar la situación.


(ELECO – TANDIL) El intendente Miguel Lunghi habló en la mañana de ayer con el ciclo “Tandil Despierta” por la 104.1 Tandil FM y ECO TV, y fue riguroso con su análisis de la situación que se vive en el marco del aislamiento social y preventivo por el coronavirus.

Desde su formación como médico alertó que “es mucho el trabajo y la preocupación” y destacó que “Tandil no está mal, pero no se está cumpliendo con todas las precauciones. Hay que quedarse en casa, lo peor no llegó, va a llegar para mitad de abril”.

En relación al incumplimiento de la cuarentena obligatoria decretada desde el viernes pasado y la falta de conciencia ciudadana que aún se registra en el país, Lunghi fue vehemente al pedir  que “hay que decretar el estado de sitio y sacar el ejército a la calle. Difícil la medida que tiene que tomar el Presidente, pero lo tiene que hacer”.

La declaración del estado de sitio, que el gobierno de Alberto Fernández aún no contempla pero tampoco descarta, implica la suspensión del estado de derecho y la supresión de las garantías constitucionales, en lo que sería una forma severa y extrema de abordar la situación si las medidas vigentes no dan resultados.

Quedarse en casa 

El mandatario municipal, que durante la mañana de ayer mantuvo varias reuniones con sus funcionarios y la oposición para delinear nuevas estrategias de contingencia, exhortó a los tandilenses a acatar el aislamiento porque es fundamental en esta etapa de “contención” del virus.

La reclusión tiene como fin cortar con la cadena de trasmisión viral para lograr “achatar” la curva de contagio y evitar así el colapso del sistema sanitario, situación que se registra en países como Italia y España.

La premura con la que la problemática mundial se atacó en Argentina, hace que muchas personas no adquieran real dimensión de lo que puede llegar a ocurrir si se llega a picos de contagio masivo y las tremendas consecuencias que eso tendría.

“Tenemos que tratar de suavizarlo, estamos en guerra con un ejército invisible. Piensen que estamos en un mundo sin humanos, están todos los habitantes de todos los países del mundo encerrados, viene brava la mano”, graficó.

El jefe comunal remarcó que “hay distritos que no tienen respiradores y  no nos van a alcanzar las camas, el único medicamento es quedarse en casa”. Y reconoció que “Tandil no está mal, pero no está preparada para una pandemia, los 30 respiradores que tenemos no nos van a alcanzar”.

Primero la salud 

El panorama económico es uno de los aspectos que tiene en vilo a la sociedad, por las enormes dificultades que la pandemia va a generar al pararse las actividades y la industria. En este sentido, el pediatra llamó a priorizar la salud como bien supremo para después atender estas cuestiones.

“No vamos a dejar a nadie en banda, pero no habrá medidas económicas si no salvamos la vida de las personas”, consideró.

“La cadena de pagos está quebrada, después veremos cómo se sale adelante.  Van a emitir moneda sin respaldo, pero me parece bien, para poder aliviar a los sectores más complicados, son medidas que se van a anunciar”, precisó.

“Hay que comer lo indispensable, para que los alimentos duren un poco más y no tener que salir a hacer compras”, reclamó. “Todo el mundo tendrá ayuda, después veremos cómo salimos adelante en lo económico”, dijo además y tranquilizó a la población al afirmar que “no se va a cortar la luz, el gas, el cable, se darán moratorias,  cuotas para después”.

“Ahora lo importante es cuidar la salud y  la alimentación; el resto se va a arreglar”, cerró.