Superfinal: liberaron a los 30 detenidos que protagonizaron los incidentes

Habían sido arrestados por «atentado y resistencia a la autoridad». Los dejaron irse porque no tenían antecedentes.

Por los incidentes clausuraron preventivamente el Monumental.

Los 30 detenidos por los incidentes en los alrededores del Monumental, que provocaron la postergación de la revancha de la final de la Copa Libertadores entre River y Boca, declararon este domingo y quedaron en libertad.

Según informó el Ministerio Público Fiscal, los aprehendidos, imputados por atentado y resistencia a la autoridad por la fiscal Adriana Bellavigna, no tenían antecedentes penales, por lo que la Justicia determinó que podían marcharse.

Todos ellos habían sido detenidos en las afueras de la cancha, luego de protagonizar una batalla campal con la policía. Algunos buscaban ingresar al estadio pese a que no tenían entradas y, otros, le daban continuidad a los incidentes que habían comenzado horas antes, cuando una lluvia de piedras destrozó el micro de Boca. Por la agresión, Pablo Pérez sufrió una «úlcera por cuerpos extraños» y, según explicó el médico del club, quedó limitado en su visión.

Sobre los desbordes, el secretario de Seguridad porteño, Marcelo D’Alessandro, reconoció que hubo problemas en el operativo: «Hubo un dispositivo coordinado entre Ciudad y las fuerzas federales, pero hubo una falla en el anillo 3 porque ahí agredieron el micro».