Fue el favorito de políticos, empresarios y modelos. Por una ordenanza municipal, sus dueños se vieron obligados a adaptar sus instalaciones a la dinámica costera.

PINAMAR.- El balneario CR, el favorito de gobernadores, políticos, empresarios, ministros y modelos, comenzó a ser demolido este lunes para adecuarse a las nuevas normativas municipales sobre el uso del frente marítimo la ciudad.

Desde su llegada al gobierno de Pinamar, en 2015, el intendente Martín Yeza decidió hacer cumplir la ordenanza 4442 sancionada por el Concejo Deliberante en 2014, que obliga a los concesionarios de unidades turísticas fiscales a adaptar sus instalaciones a la dinámica costera.

Aunque la norma establece que los balnearios no podrán superar los 325 metros cuadrados de construcción, los propietarios de CR la resistieron judicialmente y se negaron a sacrificar casi 1.000 metros cuadrados, que incluyen sauna, spa, piscina, restaurante y cancha de fútbol.

Luego de más un año de negociaciones -incluida la quita de la concesión, apelada luego por los dueños-, el gobierno local destrabó el asunto y las viejas edificaciones comenzaron a ser demolidas para dar paso a una estructura de madera sobre pilotes que permitirá el flujo natural de los médanos por efecto del viento.

CR-Pinamar-2

Según Yeza, “mucha gente que siente aprecio por el balneario va a poder seguir yendo”, porque “el nuevo proyecto es muy bueno, y el parador no va a disminuir su calidad”.

La superficie del complejo se reducirá en un 70 por ciento, pero “mantendrá áreas de sauna y sala de relax, gazebos externos, servicios de masajes y estética corporal”, según explicó la arquitecta Laura Bernaola.

COMENTÁ

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.