Se hizo pasar por adicta para meter preso al asesino de su hijo y ahora desapareció

Nélida Fátima Sérpico fue vista por última vez el 27 de octubre. Durante siete años, la mujer buscó al asesino de su hijo hasta verlo tras las rejas.


Nélida Fátima Sérpico se convirtió en un ejemplo de lucha incansable para lograr justicia por su hijo asesinado.

Todo comenzó el 22 de diciembre de 2005 cuando el menor de sus cuatro hijos, Octavio, fue fusilado de un disparo en el cuello por Facundo Emanuel Caimo, quien también le disparó a un amigo que iba con él pero el chico sobrevivió y pudo decirle su nombre a Nélida en la cama de un hospital.

Desde entonces Nélida no tuvo descanso y durante siete años decidió camuflarse en la Villa 1-11-14 para dar con el paradero de Caimo y verlo tras las rejas.

Para ello, la mujer se hizo pasar por drogadicta, se cambió el color de pelo y hasta se sacó dos dientes. Así, camuflada, recorrió el asentamiento del Bajo Flores sin que su familia lo supiera durante años hasta que una noche lo encontró.

Fue entonces cuando llamó a la policía y no se movió del lugar hasta ver cómo los gendarmes se llevaban esposado al asesino de su hijo.

Pero no solo eso, también estuvo presente el 7 de agosto de agosto de 2014 cuando el Tribunal Oral en lo Criminal N°1 lo condenó a 15 años de cárcel.

Tras cinco años de dicha condena, Nélida, quien durante todo este tiempo se convirtió en el blanco de amenazas constantes, desapareció de su hogar y nada se sabe de ella desde el 27 de octubre último.

La denuncia se presentó el último viernes y con cada hora que pasa sin noticias sobre su paradero crece el misterio y también la preocupación.

La causa fue caratulada como averiguación de ilícito y quedó a cargo del fiscal Marcelo Ruilópez y su equipo y el Juzgado N°43, con el doctor Pablo García de la Torre.

Roban herramientas de un galpón: “lamentablemente nos tenemos que acostumbrar a vivir así”

Ola delictiva: un nuevo episodio se registró durante la madrugada del martes