Se cumplieron 5 años de la muerte de Lucía Bernaola

Por el hecho, Federico Sasso fue condenado a 6 años de prisión en 2019 pero desde enero de 2021 se encuentra en libertad condicional.

Aquella madrugada del domingo 4 de junio de 2017 quedó signada por la tragedia en Mar del Plata: Lucía Bernaola, una adolescente de 14 años que comenzaba a experimentar salidas nocturnas, fue atropellada por otro joven apenas mayor que ella, Federico Sasso. Como consecuencia del siniestro, ocurrido en Falucho y la costa, murió inmediatamente y otro de sus amigos sufrió lesiones relevantes, aunque logró sobrevivir.

Para la Justicia, que acabó por condenar a Sasso en 2019, no fue un hecho intencional pero tampoco un accidente. Por ese motivo se habló y se habla del concepto de “siniestralidad vial” en las esferas de los especialistas en la temática.

Los jueces del Facundo Gómez Urso, Pablo Viñas y Juan Manuel Sueyro aplicaron una pena de 6 años de prisión para el joven, que al momento del hecho tenía 19, y de los que permaneció menos de 6 meses en una cárcel común. Lo consideraron responsable del delito de “homicidio culposo calificado por conducción temeraria y lesiones culposas”. Esa figura penal, en otras palabras, quiere decir según los magistrados que Sasso no quiso lastimar ni matar pero debió haberse dado cuenta de que, conduciendo a alta velocidad en una calle mojada por la lluvia y habiendo bebido alcohol, podía hacerlo. Y lo hizo.

De acuerdo a la reconstrucción del hecho, ese domingo 4 de junio de 2017 a la madrugada, Sasso conducía por la costa a no menos de 70 kilómetros por hora –por encima de la máxima permitida– cuando en la curva de la calle Alberti el auto derrapó y embistió a un grupo de jóvenes que caminaba por la vereda, en el que se encontraba Lucía Bernaola -hija del ex futbolista Eloy Bernaola-, quien falleció en el lugar.

La primera reacción de Sasso fue escapar, pero minutos más tarde regresó. El control de alcoholemia que le hizo la policía arrojó 1,23 miligramos de alcohol por litro de sangre. “Nunca quise matar a una persona. Quisiera que el padre me crea cuando digo que lamento lo que pasó”, dijo Sasso mucho después, en la audiencia final del juicio. Verónica Borelli, la madre de la víctima, no dejó de desearle la muerte cada vez que la entrevistó la prensa, y el caso causó conmoción y tomó repercusión nacional, debido a que el ambiente compuesto por los jugadores de fútbol profesional reclamaron Justicia en casi todas las canchas y programas televisivos deportivos del país.

Antes del juicio, Sasso estuvo detenido en la Sub DDI de Balcarce y luego logró obtener una medida de arresto domiciliario. En esa condición llegó al debate oral, en abril de 2019, y permaneció hasta agosto de 2020 cuando el beneficio le fue revocado y fue trasladado al penal de Batán.

Sin embargo, en enero de 2021 la sala II de la Cámara de Apelaciones y Garantías en lo Penal resolvió otorgarle la libertad asistida a Federico Sasso, al considerar que había cumplido “con todos los requisitos exigibles para la excarcelación”. Además de los informes positivos realizados por el personal del Servicio Penitenciario, los jueces Marcelo Madina y Marcelo Riquert, tuvieron en cuenta que no existía riesgo procesal alguno al excarcelar a Sasso, al no haber peligro de fuga o de entorpecimiento en una causa que ya fue juzgada.

Comentarios

Dejá un comentario

Loading…

0

Un auto chocó contra un camión durante la madrugada: su conductor iba alcoholizado

Con un Messi en llamas, la Selección argentina goleó a Estonia por 5 a 0