Cada aplicación que se instala en una red social, ya sea Facebook , Instagram oTwitter , solicita permisos que pocos usuarios leen antes de aceptar. El escándalo de Cambridge Analytica despertó la necesidad de conocer cómo averiguar qué información se comparte con los creadores de las apps.

Deja un comentario