Rubén Fangio: «Era muy complejo consultarle a mi mamá quién era mi verdadero padre»

El hijo del «Chueco» recordó su infancia y «su parecido físico» con el piloto de Fórmula 1. «Fueron 10 años de lucha jurídica hasta que se llegó a un final feliz», expresó.


Cuando tenía 57 años, Rubén Juan Vázquez trabajaba en un hotel en el balneario de Pinamar y un huésped le dijo que se parecía a Juan Manuel Fangio.

El huésped también le dijo a Rubén que Fangio, mítico piloto de Fórmula 1 de los años 50, habría tenido un hijo y le recomendó que averiguara si quizás él era ese hijo.

Esa conversación ocurrió en 1995, pocos años después de la muerte de un piloto que hasta hoy es recordado como un referente del automovilismo.

Ante la duda que le sembró aquel huésped, Rubén le preguntó a su madre, Catalina Basili, si aquella sospecha podría ser cierta.

Al principio su madre lo negó, pero cinco años más tarde murió su marido, quien había criado a Rubén como su hijo. Ante este nuevo panorama, Catalina, a sus casi 90 años, llamó a su hijo Rubén y le reveló que él era fruto de un amor prohibido.

“El parecido físico era tan notorio que todos me decía que podría ser el hijo de Fangio. Entonces empecé a indagar un poco porque los dos somos de Balcarce”, expresó Rubén en diálogo con Infobae.

Una conversación pendiente con su madre fue la clave para que se destapara la olla de la verdad. “En esa época era muy complejo consultarle a mi mamá quién era mi verdadero padre. Pero salió la verdad. Entonces comencé el juicio filiatorio, que no fue para nada fácil. Fueron 10 años de lucha jurídica hasta que se llegó a un final feliz. La Justicia dio su veredicto”, dijo Rubén, con una naturalidad sorprendente.

Para él, lo más importante fue encontrar su verdadera identidad. Según su mirada, “uno tiene que saber de dónde viene y hacia dónde va». «Parte de mi corazón está con el padre que me crió, pero la identidad hay que buscarla, porque si yo no tengo identidad, mis hijos no la tendrán. Y mis nietos tampoco. Fue un logro haber llegado a esa conclusión”.

El conflicto de la herencia

¿Qué herencia?”, preguntó con ironía Rubén Fangio. Los supuestos millones de dólares que están detrás del legado del Chueco nunca llegaron a destino de los herederos.

Nosotros vivimos de nuestras jubilaciones. Una vez publicaron que íbamos a percibir 50 millones de dólares… Fue muy desafortunado, porque nos hizo sentir muy mal. La gente lo creyó y eso nos costó un grave problema. En mi caso hubo 10 años de ventaja, y eso es mucho tiempo. En una década pudieron pasar muchas cosas, porque recién ahora comenzamos la sucesión que nadie había hecho”, explicó.

Una vida de película

“A mí me molesta cuando se publican cosas que no son ciertas. Muchas veces se escriben libros y artículos sin nuestra autorización y se ponen informaciones que no son precisas. Algunas cosas pudieron ser verdaderas y otras no. Es un tema muy complejo”, explicó Rubén, con el deseo de dejar en el pasado todos los aspectos negativos para tener una mirada positiva hacia el futuro. “Hoy lo más importante es que tengo un hermano que antes no tenía. Y por suerte pudimos gestar una gran relación”, resumió.

En tiempos en donde las plataformas digitales por streaming basan sus producciones en las historias de los deportistas, como los casos de Carlos Tevez, Diego Maradona o Carlos Monzón, la vida de Juan Manuel Fangio y sus hijos podría perfectamente ocupar un espacio en la cartelera. “¿Por qué no? Es la vida del corredor más grande de toda la historia. Que vengan a hablar con nosotros para ver si le bajamos la bandera a cuadros o no”, cerró.