Agua: detectan el mayor porcentaje de fugas en tomas domiciliarias

El dato se desprende luego de un estudio realizado por parte de una consultora para Aguas de Balcarce.

Roger Arias, uno de los profesionales que trabajó en la ciudad.

La consultora HYTSA desembarcó en Balcarce semanas atrás con el propósito de realizar un estudio exhaustivo que permitió identificar las zonas más sensibles de la ciudad en cuanto a fugas y pérdidas se refiere.

En este marco fue que los especialistas determinaron en el informe, que será elevado próximamente a la Dirección Provincial de Agua y Cloaca de la Provincia de Buenos Aires (DIPAC), que la ciudad no evidencia un porcentaje alto de fugas en tramos, sino que este inconveniente queda de manifiesto en las válvulas y tomas domiciliarias.

Las válvulas
Los últimos doce meses marcaron un histórico avance en materia de renovación y recambio de válvulas inoperativas. Sin embargo, la antigüedad de las piezas y la falta de mantenimiento durante más de 60 años contribuye a la hora de que falle el empaque o sello: “Previo a la inspección y el estudio que hicimos en Balcarce notamos que hay un buen trabajo de cambio y reparación. Nosotros nos encargamos de profundizar sobre esos diagnósticos de la empresa y colaboramos en la detección de las zonas más vulnerables”, explicó Roger Aguilar, uno de los profesionales de HYTSA.

Tomas domiciliarias
Gracias al estudio efectuado, la consultora elevó un detalle de aquellos sectores de la ciudad donde existen fugas. Para ello, ejecutó un diagnóstico con la ubicación, los elementos que tiene la fuga (válvula, tramo de tubería o toma domiciliaria, por ejemplo) y las posibles soluciones según el caso.

“Las tomas domiciliarias es algo que se debe tomar muy en cuenta. Por la falta histórica que se ve de mantenimiento existen muchos medidores dañados, cuestión que conlleva a múltiples fugas y quejas por parte de los usuarios”, repasó Aguilar. Y agregó: “A esta situación hay que agregar las fugas internas que se observaron en tuberías con roturas, paredes de hogares particulares o tanques con flotadores en mal estado y con desborde de agua a la vista”.

Toma de conciencia
Según las cifras que maneja la prestataria, la cantidad de pérdidas en el sistema es del 27% de la producción de agua potable.

En la ciudad se pierde uno de cada cuatro litros producidos: de ese número la mitad se produce por pérdidas internas de los usuarios (baños y canillas) mientras que el otro 13% proviene de las fugas dentro de la red que uno no puede detectar.

El número refleja una realidad: la toma de conciencia en el usuario es tan determinante como la inversión que se pueda hacer en la red, y así lo ve el propio Aguilar: “Encontramos una cantidad enorme de fugas internas de los hogares que corresponde a los propietarios reparar o solventar. Vimos también muchos casos en los que la gente nos habló del poco compromiso con el vecino cuando por ejemplo se lava una vereda, un automóvil o se limpia una pileta. Esas son todas actividades que contribuyen a la baja de presión”.

El balance
El estudio se realizó en la ciudad por primera vez en más de 60 años. Por ese motivo, el Presidente de Aguas de Balcarce, Alejandro Rodríguez, entiende que el informe final será y “de suma importancia para identificar las fugas que no se hacen visibles, aquellas que serían imposibles de atacar si no fuera por esta metodología de trabajo”.

Cabe consignar que la detección de fugas se determinó a partir de un geófono, un aparato electrónico que, al momento de identificar una perdida en la red, reconoce la irregularidad y limita el área de cañería a reparar. Además, la consultora tomó las medidas de presión en diferentes puntos próximos a los ingresos de las viviendas, dato que colaborará para “equilibrar el servicio en las épocas de grandes consumos”.

 

Deja un comentario