Reconstruyen en el Hospital Interzonal el rostro de una joven atacada por un rottweiller

La paciente ingresó con una lesión facial grave, tenía muy comprometida la zona de la nariz y de la boca. La compleja tarea estuvo a cargo del equipo de Cirugía Plástica y Reparadora del HIGA.

El equipo médico que trabajó sobre el rostro de la mujer.

El equipo de Cirugía Plástica y Reparadora del Hospital Interzonal General de Agudos Oscar Alende de Mar del Plata logró reconstruir totalmente la cara de una joven que fue atacada por un perro rottweiller.

Para Lucrecia B. , una joven azuleña de 28 años, el domingo 26 de febrero iba a ser un día plácido, de asado y encuentro con su familia de Mar del Plata. Como le gustan los animales, después de almorzar, se le ocurrió que era un buen plan bañar al sol al rottweiler de la casa. Manguera y champú en mano comenzó a mojarlo y a frotarle el lomo con la espuma.

De un momento a otro, sin motivo aparente, el animal, que durante todo el día se había mostrado amigable, se enfureció y atacó a Lucrecia a tarascones en la cara. Desesperados, los familiares la llevaron de urgencia al hospital Alende. Por suerte se encontraba cerca de uno de los hospitales provinciales con mayor capacidad para dar respuesta ante un cuadro como el suyo y, en menos de diez minutos, ya estaba en el shockroom y era atendida por el especialista en cirugía plástica y reparadora, Juan Martín Salas.

“La paciente ingresó con una lesión facial grave, tenía muy comprometida la zona de la nariz y de la boca: la primera presentaba una desinserción facial casi completa y el labio superior estaba destruido”, explicó el cirujano. Sin embargo, él junto al resto del equipo del Alende lograron realizarle en quirófano la reconstrucción total con los tejidos propios de la joven. De esta manera, explicaron, podrá recuperar “las funciones naturales de esas estructuras anatómicas”, dijo Salas.

Lucrecia ya fue dada de alta pero continúa en Mar del Plata para realizar controles médicos. Agradece haber tenido cerca a los profesionales del Alende. “Me atendieron muy bien, me sentí muy cuidada”. Más adelante, contó, “verán si necesito otra cirugía estética, todo dependerá del aspecto y de evolución de la cicatriz”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.