Quién es la mujer rusa detenida en Mar del Plata por terrorismo

La Federación de Rusia la acusa de financiar al terrorismo en una actividad detectada en el año 2014. El pedido de captura internacional fue emitido por la potencia mundial a comienzos de este año 2020.

La mujer rusa de 33 años acusada de financiamiento del terrorismo y que fuera detenida en Mar del Plata en las últimas horas no aceptó el pedido de extradición ni reconoció los delitos que su país le imputa.

Lullia Gilfanova (33) es la identidad que trascendió pertenece a la mujer, quien mantuvo una audiencia con la fiscal federal Laura Mazzaferri en cumplimiento del artículo 27 de la Ley de Cooperación Internacional y fue asesorada por la Defensoría Oficial. La presencia de un traductor, también oficial, fue necesaria para el intercambio entre la fiscal y la mujer que fue puesta al tanto de las circunstancias en las que quedó detenida.

A Gilfanova la acusa la Federación de Rusia de cometer el delito de “financiamiento de terrorismo”, actividad descubierta en el año 2014 pero que recién en este 2020 derivó en un pedido de captura en su contra.

De acuerdo a información a la que tuvo acceso LA CAPITAL, la mujer se encuentra radicada en la ciudad de Mar del Plata pero de manera precaria en cuanto a la documentación. Justamente por ese motivo se dirigió el martes a las oficinas que Migraciones posee en San Martín al 3100 y solicitó el inicio del trámite para la residencia permanente. Uno de los argumentos que presentó fue que es madre de tres hijos, uno de los cuales tiene menos de un año y nació en Argentina.

Cuando la persona de Migraciones ingresó el nombre de apellido y otros datos de Gilfanova surgió que existía un pedido de captura internacional librado este año por Interpol Rusia. Hubo naturales desentendimientos idiomáticas y finalmente la mujer fue puesta a disposición de la Policía Federal que, a su vez, notificó al juez Santiago Inchausti, al secretario Rodolfo Pradas y a la fiscal Mazzaferri.

En la tarde del martes se llevaron a cabo diligencias en el domicilio de la mujer para confiar en que se trataba de un sitio seguro para que la mujer permaneciera allí alojada mientras avanzaba el complejo proceso judicial. La condición de madre de un niño aún en edad de lactancia posibilitó que el arresto se cumpla de manera domiciliaria, trascendió de fuentes extraoficiales.

Una vez que la Justicia certificó la identidad de Gilfanova comenzó a correr un plazo vinculado a la circular de Interpol y que es por 40 días para que la Federación de Rusia presente el pedido formal de extradición o lo desactive. Se supone que por ser emitida este año la captura hay interés judicial en que esta mujer se extraditada, trámite que debe resolver y autorizar la Justicia Argentina.

Comentarios

Dejá un comentario

Loading…

0

App Cuidar: acortan a dos días el tiempo para pedir el permiso antes de viajar

Aborto: el Senado busca emitir dictamen para que se discuta en el recinto el martes 29