Qué dice la nota que firmó Reino para que Kicillof declare la zona libre de Covid-19

Uno de los objetivos del escrito es que puedan reabrirse más comercios como los ligados al rubro gastronómicos y los gimnasios. Los mandatarios manifestaron su preocupación por la eventual apertura de establecimientos y actividades «No autorizadas».


Junto a otros siete Jefes Comunales, el Intendente Esteban Reino le remitió una nota al Gobernador de la Provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, con la intención de que considere a la zona que integran estas localidades como una «región sin circulación interna del Virus Covid-19».

A través del escrito, los alcaldes solicitaron que se flexibilicen diversas actividades económicas, sociales y deportivas  con «el compromiso y la responsabilidad expresa de retroceder o adoptar medidas restrictivas si la situación sanitaria así lo indicara».

«Consideramos que se podrían establecer estándares sanitarios regionales, con protocolos de prevención y seguridad únicos convalidados por los Intendentes, autoridades sanitarias de cada comunidad y con la intervención del Ministerio de Salud de la Provincia, lo que permitiría avanzar hacia la “nueva normalidad” con el desarrollo de actividades hasta hoy “No Autorizadas” y alentar el intercambio seguro entre nuestras comunidades», mencionaron. 

En el escrito, rubricado por las autoridades de Balcarce, Lobería, Olavarría, Rauch, Tandil, Ayacucho, San Cayetano y Azul, se expone que si bien se comprenden las medidas adoptadas en el marco de la pandemia, “estamos convencidos de que existe una clara diferencia entre la zona metropolitana y la realidad sanitaria de los distritos que representamos, que creemos debe ser tenida en cuenta y valorada correctamente”.

En otro fragmento, exhibieron su preocupación por la eventual apertura no autorizada de establecimientos y actividades: “hoy corremos el serio riesgo de que nuestros propios vecinos, asfixiados por la situación económica y a la vez alentados por los partes sanitarios que certifican la no circulación comunitaria del virus en nuestras localidades, retomen sus actividades a pesar de encontrarse prohibidas para su funcionamiento. Esta situación la exponemos con preocupación, ya que el Estado perdería su legitimidad en la administración de las lógicas tensiones que esta pandemia ha generado”.