Por una foto en un diario, un joven encontró a su madre después de 24 años

El edificio en donde vivía la mujer, en San Pablo, se incendió y gracias a una entrevista él la contactó. El emotivo reencuentro.

Gracias a la publicación de una foto en una nota periodística, Kilian Imwinkelrie encontró a su madre biológica, Ana Paula Archangelo dos Santos. El joven, de 24 años, había nacido en Brasil, pero una pareja suiza lo adoptó y, desde entonces, vive en Europa. La imagen que vio por casualidad dio un giro de 180 grados en su vida.

En mayo de 2018, un edificio en la ciudad de San Pablo se incendió y cientos de familias perdieron su hogar. Sin un techo para refugiarse, los sobrevivientes instalaron un campamento precario alrededor de los escombros. Un periodista del diario Folha de Sao Paulo se acercó al lugar y entrevistó a varios de los damnificados.

Una de ellas era Ana Paula, una mujer de 48 años, que había perdido todo. Su foto, al lado de unas carpas, fue una de las tantas que ilustró la nota. Aunque nunca nadie se imaginó que del otro lado del mundo un chico, que estaba tratando de encajar las piezas de su pasado, la leería y notaría en esta señora algo especial.

Seis meses después de esa publicación, Kilian se contactó con el periodista decidido a esclarecer su presentimiento. «El nombre de mi madre biológica es Ana Paula Archangelo dos Santos, ella tiene hoy 48 años, son los mismos nombre y edad citados en el reportaje, en la foto veo mucha semejanza conmigo, ¿saben algo sobre ella?», escribió convencido.

Kilian estaba en lo cierto. La mujer entrevistada por el medio de San Pablo era, efectivamente, su madre biológica. Una vez que le confirmaron la noticia, viajó hasta la ciudad brasilera, junto con sus padres adoptivos, para conocerla.

Ana Paula le explicó que ella no quería darlo en adopción, pero que no había tenido otra salida. El padre había desaparecido, tenía otros dos hijos más y desde la asistencia social no le brindaban ninguna ayuda. «Yo no quería hacer eso, pero él era pequeño. No iba a saber lo que estaba pasando. Alguien iba a cuidar bien de él«, detalló.

A pesar de haberse criado en Suiza, Kilian siempre sintió que era diferente al resto. «Yo vivo en un país donde las personas son tranquilas, discretas, puntuales. Todo el tiempo supe que había cosas que yo había heredado de Brasil, como bailar y cantar. Es algo que llevamos en la sangre», explicó el joven.

Al reencontrarse, madre e hijo se abrazaron entre lágrimas. Ana Paula, en un llanto desconsolado, le pidió perdón. Sin entender mucho portugués, Kilian le sonrío y le dijo que se quedara tranquila. Después de 24 años separados, ya estaban nuevamente juntos.