Pese a la prohibición de la Policía, miles de personas tomaron las calles de Hong Kong

Reclaman justicia tras la agresión de un grupo de activistas el fin de semana pasado.

Pese a la prohibición de la Policía, miles de personas de Hong Kong tomaron este sábado las calles de Yuen Long para manifestarse en contra de la agresión de un grupo de activistas prodemocracia el pasado fin de semana en esa localidad.

En una estación y en un vagón de metro en Yuen Long, hombres vestidos con camisetas blancas, armados con bates y palos, golpearon brutalmente a manifestantes antigubernamentales que regresaban a sus casas tras una jornada de protesta. Según los hospitales, 45 personas resultaron heridas.

La policía, muy criticada por su lentitud a la hora de actuar, informó del arresto de 12 personas en relación con esos actos violentos, nueve de las cuales estarían vinculadas con bandas de delincuentes.

Para este sábado, se organizó una concentración en ese lugar para protestar por la agresión, pero la policía decidió prohibirla-algo inusual- asegurando que existía un riesgo de que los manifestantes atacaran a los vecinos de Yuen Long.