Personal del Hogar La Merced respaldó a la comisión y cargó contra UTEDyC

“El gremio ha perdido caja de sus ingresos y de su recaudación mensual y su único afán es llevarse la plata de los aportes de los compañeros”, sostuvo la supervisora de los trabajadores.

Trabajadores del Hogar de Ancianos La Merced desmintieron este lunes por la tarde las acusaciones que realizaron otras empleadas del asilo en contra del presidente de la comisión directiva, Gerardo Fernández.

“Nosotros queremos dejar en claro que la atención a los abuelos excelente y que si existe una cuestión administrativa con el gremio no es un tema nuestro. Acá no hemos visto maltratos de ningún tipo desde mi ingreso en marzo pasado”, precisó Marita Sánchez, encargada del departamento de Enfermería.

“Al momento de ser contratada, al igual que todos mis compañeros que ingresaron, me dijeron las condiciones y que iba a ser monotributista porque la institución no puede abonar los aportes. Y acepté con gusto, porque además siempre trabajé bajo ese sistema”, afirmó.

A su turno, Alicia Miño, cuidadora del Hogar con más de 10 años de antigüedad, expresó: “Gerardo Fernández es el presidente, es nuestro jefe y no nos maltrata en absoluto, la que sí maltrataba era Mónica Mohana, actual vicepresidenta y una de las denunciantes. Ella nos hostigaba permanentemente. Ahora estamos tranquilas y en paz y se ha armado un lindo grupo de trabajo”.

Por su parte, Carmen Bogado, otra de las cuidadoras y afiliada a UTEDyC, dijo: “No existen maltratos de Gerardo hacia nosotras; al contrario, es uno más del grupo que viene, ayuda, toma mate con nosotras. Con la colocación de cámaras de seguridad se acabó el tema de que algunas trabajadoras dormían en las guardias, otras de ocho horas trabajaban cinco y otra, que después fue electa delegada sindical, se iba sin permiso para depilarse o a la playa los días de calor dos horas antes sin ningún control y firmaba como que se retiraba a las 2 y de iba a las 12”.

“De los despidos que hubo, una era una compañera que venía a trabajar en estado de ebriedad, otra porque se involucró en una relación sentimental con un abuelo del Hogar y le facilitó una llave para salir en plena ola de COVID y otra porque realmente faltaba muchísimo y no cumplía con su trabajo. Hoy hay un esfuerzo enorme para sacar el Hogar adelante y no vamos a tolerar ningún atropello sindical. Acá no queremos patotas”, coincidieron.

Por último, la supervisora Pamela Jalabert culminó: “Estuve del otro lado, como empleada del asilo, y mi prioridad son los abuelos y la atención que ellos se merecen. Hoy vi a una de las chicas, hija de una trabajadora, que salió a protestar y me acuerdo que quería trabajar en negro y cuando le dije del monotributo me dijo que no porque perdía los planes sociales. Lo que pasa es que UTEDyC ha perdido caja de sus ingresos y de su recaudación mensual y es el único afán del gremio: llevarse la plata de los aportes de los compañeros”.

Comentarios

Dejá un comentario

Loading…

0

Reabrió sus puertas el Centro de Atención Primaria de la Salud del barrio El Cruce

La inflación de julio llegaría al 8% y se encamina a terminar el año por encima del 90%