“Operativo Poseidón”: siete de los ocho detenidos se negaron a declarar

Salvo una mujer, los demás miembros del clan familiar detenidos por asociación ilícita para la venta de drogas y el lavado de dinero no declararon. El secreto de sumario impide conocer el trasfondo de esta organización criminal, según la Justicia Federal.

Siete de los ocho integrantes del clan familiar detenidos durante el Operativo Poseidón, que permitió desbaratar una organización dedicada a la venta de droga y lavado de dinero, se negaron a declarar ante el juez federal Santiago Inchausti.

Solamente una mujer aceptó comparecer en la audiencia en la que también estuvo presente personal de la fiscalía de Laura Mazzaferri y que sirvió para notificar de los cargos de “asociación ilícita para comerciar y distribución de estupefacientes y lavado de dinero”.

Por razones vinculadas al secreto de sumario que ordenó el juez Inchausti, quien subroga en el Juzgado Federal N°1 de esta ciudad, no pueden trascender detalles ni de los datos filiatorios ni de ningún dato que pueda llevar a la identificación de los imputados.

No obstante, la propia ministra Patricia Bullrich relacionó a esta banda con el Operativo Quijote, en 2016, cuando fue detenido el empresario de la construcción y vinculado al mundo del automovilismo, Gustavo Sancho.

A partir de ese dato trascendió que este clan familiar empezó a ser investigado con más profundidad y prueba, con lo cual tanto la fiscal Mazafferri como el juez Inchausti fueron avanzando en la construcción de un plexo incriminatorio que, a prima facie, es relevante. Tanto que se pidieron todas las detenciones que luego pudieron efectivizarse.
Pudo saberse que este grupo de personas se dedicaba a vender cocaína y marihuana a gran escala, abasteciendo a numerosos punteros de la ciudad y la zona. También que con las abultadas ganancias de esa actividad compraban automóviles de alta gama y los volcaban al mercado automotor a través de distintas agencias.

Respecto a inmuebles, el secreto de sumario impidió conocer más detalles pero se habla de “propiedades emblemáticas de Mar del Plata”.

Otra fuente judicial señaló que en varias de las anteriores organizaciones desbaratadas en la ciudad durante los últimos años, siempre aparecía este clan familiar como el eslabón superior o con algún grado de relación. Así en el “Operativo Milonguita” de diciembre de 2015 (con 13 detenidos), en la caída de “Los Rebollo, Los Casco y Los Martins” de noviembre de 2016 (secuestrados 50 kilos de marihuana y 12 detenidos), en el “Operativo Dólar Blanco” en junio de 2018 (10 detenidos por tráfico de drogas a Europa y dinero falso a Estados Unidos).

Los próximos pasos judiciales serán el análisis patrimonial pormenorizado de esta familia y la confiscación de diferentes bienes que se ordenen desde el juzgado interviniente.

Durante los 26 allanamientos realizados el miércoles en Mar del Plata, Tigre y Posadas, la Policía Federal secuestró 1 pistola calibre 9 milímetros, 1 pistola calibre 6,35, 1 escopeta doble caño calibre 16.70, 27 teléfonos celulares, 1 millón de pesos y 10.400 dólares. También 30 automóviles, 15 cuatriciclos, una moto de agua, computadoras y unas cantidad no relevante de marihuana.