Oficializaron el DNU de reperfilamiento de deuda y envían un proyecto de ley al Congreso

El Gobierno pone en marcha una rediscusión de los vencimientos de Letes y bonos en pesos y dólares, además de descomprimir el calendario de repago con el FMI.

Tras el anuncio del ministro de Hacienda Hernán Lacunza para extender los plazos de pago de Letes, Lecap, bonos de mediano y largo plazo, el Gobierno publicó en el Boletín Oficial el Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) firmado por el presidente Mauricio Macri y el Gabinete. En paralelo enviará un proyecto de ley al Congreso a fin de «reperfilar» la deuda pública, además de iniciar un diálogo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) para discutir un alivio al calendario de devolución del préstamo.

La medida alcanzará a la mayor parte de la deuda argentina, que en los últimos meses sufrió ventas masivas por parte de inversores ante la incertidumbre política por la derrota del oficialismo en las elecciones primarias. Según el ministro de Hacienda con esta decisión se logrará aliviar la carga de deuda y dar mayor margen de maniobra al Banco Central para usar reservas y contener al dólar.

El DNU 2019-296 argumenta la decisión para «facilitar que la República Argentina honre el cumplimiento de sus compromisos financieros y pueda despejar la incertidumbre derivada de las dificultades de acceso al financiamiento». En este contexto el documento indica que «resulta urgente y necesario crear un marco de sustentabilidad de la deuda pública de corto plazo que, junto con las demás medidas de política fiscal y monetaria que adopten las autoridades nacionales, genere un cambio de expectativas».

Sobre el escenario que llevó a tomar esta medida, el DNU recuerda que el año pasado la economía nacional fue afectada por la sequía, que impactó fuertemente sobre la producción agropecuaria, y advirtió además sobre la devaluación producto de «una reversión en los flujos internacionales de capitales producto de medidas exógenas de política monetaria».

Afirma que esta situación «dio origen a un estado de incertidumbre en los mercados financieros, puesta de manifiesto por la pronunciada y sostenida caída de los precios de negociación de los títulos representativos de deuda pública nacional, que se hizo evidente en el resultado de las recientes licitaciones del pasado 13 y 28 de agosto de Letras del Tesoro Nacional, que indican una pérdida de acceso a nuevo financiamiento a través de los mercados».

Bonos de corto plazo: Letes y Lecap

Lacunza anunció, por un lado, que el Gobierno buscará alargar los pagos de la deuda de corto plazo, que está compuesta principalmente de Letras del Tesoro, en dólares, y de Letras de Capitalización, en pesos. Por un lado, el Poder Ejecutivo separará a los distintos tipos de tenedores de esos títulos. Para los inversores individuales el Gobierno aseguró que cumplirá en tiempo y forma con los plazos previstos en la emisión original.

Es decir, no habrá alargamiento en la fecha de cobro por parte de los tenedores de esos títulos. Este sector representa el 90% del total.Por otro, los inversores institucionales (principalmente bancos o compañías de seguros), cobrarán sus tenencias de Letes o Lecaps de forma diferenciada. El 15% del total lo recibirán el día del vencimiento. Otro 25% tres meses después y el 60% restante seis meses luego de la fecha original. Hacienda subrayó que respetará las monedas de cada inversión.

Bonos emitidos bajo ley nacional

Otra parte incluirá a los bonos de mediano y largo plazo emitidos por el Estado nacional. En este sentido, Hacienda tomará por un lado aquellos instrumentos financieros regidos bajo la ley argentina. Es decir, aquellos bonos con contratos que dirimen situaciones de litigio en los tribunales locales.

Para este segmento de la deuda pública, el Gobierno necesitará enviar al Congreso un proyecto de ley que dispone la rediscusión de los plazos de pago. Según Lacunza, las nuevas condiciones que busca negociar el Estado no incluirán quitas en el capital o en los intereses que deban cobrar los inversores.

Bonos emitidos bajo ley extranjera

El Gobierno iniciará una ronda de diálogo con inversores privados para reperfilar los plazos de pago de la deuda de mediano y largo plazo que haya sido emitida bajo jurisdicción extranjera, y hoy las autoridades mantendrán un primer encuentro con banqueros. «Se iniciará un proceso de reperfilamiento de los bonos bajo legislación extranjera, bajo las cláusulas de acción colectiva, con el mismo fin de extender los plazos de vencimiento, sin quitas de capital ni intereses, a fin de completar un perfil financiero menos exigente para el período 2020-23″, explicó un comunicado del Ministerio de Hacienda.

Las cláusulas de acción colectiva son la herramienta legal novedosa incluida en los contratos de los bonos. Su función es impedir que una minoría que no acepte un cambio en las condiciones de pago -en este caso, los plazos-, bloquee el acuerdo o busque litigar en las cortes extranjeras para reclamar que el Estado respete la letra original del título.

Este tipo de cláusulas fue incluida en la deuda soberana argentina a partir de la experiencia de los fondos buitre, que tras el default de 2001 compraron a precio barato bonos argentinos, rechazaron las propuestas de canje realizadas por el Gobierno y acudieron a los tribunales de Nueva York para buscar una compensación.

FMI: descomprimir la agenda de repago

Entre 2022 y 2023, el Gobierno argentino debería devolver la mayor parte del crédito que recibió entre 2018 y este año por parte del Fondo Monetario Internacional. Según estimaciones privadas, se trata de unos U$S46.000 millones, equivalente cada año al 5% del Producto Bruto Interno.

Por eso, el Gobierno anunció que iniciará conversaciones para extender los plazos de esas obligaciones. Según aseguró Lacunza, ese diálogo «inexorablemente deberá concluir en el próximo mandato«, por lo que adelantó que la negociación no será breve.

El ministro de Hacienda aseguró que el Ejecutivo cumplió con todos los requisitos de la evaluación trimestral que realiza el organismo financiero, por lo que buscó despejar las dudas sobre el desembolso de U$S5400 millones que está previsto que el FMI gire a mediados de septiembre.

Desbaratan una organización pesquera que evadió más de 23 millones de dólares

Alerta en Puerto Rico: la tormenta tropical Dorian podría tocar tierra con la fuerza de un huracán