“No puede ser que el violador de mi hija esté libre y ella encerrada en mi casa”

La madre de la menor de 13 años que denunció haber sido víctima de un abuso, contó que el agresor esperó a la víctima en la puerta del comercio y la amenazó, previo a consumar el ataque: “no hay dudas de que a mi hija la violaron”, dijo.


Jorgelina Cardozo es la madre de la joven de 13 años que el pasado fin de semana denunció haber sido víctima de una violación en la zona de calles 20 bis y 49, en el Barrio Hipólito Yrigoyen.

Cardozo habló en la mañana de Radio Sube (101.5) y se refirió a la liberación del único imputado en el caso y al cambio de carátula de la causa: “no hay dudas de que a mi hija la violaron. Ella misma en su relato cuenta como la amenazaron y obligaron a tener relaciones. Además, en el Hospital constataron lesiones compatibles con la de un ataque sexual”, indicó. 

Y agregó: “ella llega de comprar un helado y cuando entra a mi casa noto que se fue rara hasta la habitación para cambiarse. Después de comer, alrededor de las 23 horas, me contó cómo esta persona la espero en la puerta del almacén y le dijo que se vaya con él, de lo contrario la iba a lastimar”. 

Jorglina remarcó además que luego de acceder a las imágenes aportadas por los investigadores, pudo ver cómo su hija se detuvo junto al agresor en la puerta de la guardería Eva Perón: “después la lleva en su bicicleta hasta lo que mi hija identifica como un monte, una zona que ella al día de hoy no logra reconocer “.

En este marco, indicó que desde la Fiscalía Descentralizada local le consultaron si la menor tuvo algún encuentro o contacto previo con el acusado: “es una persona que conocemos del barrio, que vive muy cerca de nuestra casa, pero mi hija no tiene nada, ni teléfono ni redes sociales”, respondió.

Por último, se mostró indignada por la liberación del imputado: “en la Fiscalía me dijeron que cambiaba la carátula porque en el video se veía cómo mi hija lo instaba a él a mantener relaciones. Algo falso porque volví a hablar con ella y me repitió lo mismo que me dijo desde el primer día. Esta basura la esperó y le dijo que si no se iba con él se debería atener a las consecuencias”.

La menor, que tiene un retraso madurativo y la semana próxima volvería a cursar sus estudios en la Escuela N° 502, declararía en Cámara Gesell por pedido del Fiscal. Por el momento, el agresor podría afrontar cargos por estupro, un delito excarcelable que prevé una pena de entre tres y seis años de prisión.

Se refuerzan las medidas preventivas por enfermedades respiratorias

Dojas: “estamos preparados para afrontar de la mejor manera una posible epidemia”