Necochea: Encontraron muertas a 3 ballenas en 3 días y a pocos kilómetros de distancia

Una imponente ballena franca austral fue encontrada sin vida este miércoles por la mañana en las playas de Necochea, a la altura de “El Caño”. El cetáceo que fue hallado por vecinos no fue el único: en la mañana de este jueves un ejemplar similar fue encontrado en una escollera de la localidad de Miramar y luego se supo que dos días atrás, este martes, se divisó otro mamífero de la misma especie en Chapadmalal.

Se trata de una especie considerada en peligro de extinción, razón que llevó al gobierno nacional a declararla monumento natural en el año 1984. Las aguas territoriales de nuestro país son uno de los pocos lugares de reproducción de estos magníficos cetáceos.

Para dar un poco de luz sobre los varamientos, Cuatro Vientos acudió al Dr. Humberto Luis Cappozzo, especialista en mamíferos marinos del Museo Bernardino Rivadavia y que dirigió la Estación Hidrobiológica de Puerto Quequén entre los años 1999 y 2008.

“A veces, bajo ciertas circunstancias meteorológicas, como puede ser la que está atravesando la costa bonaerense en estos momentos, se generan este tipo de varamientos, pero, sin embargo, en distintas circunstancias que pueden ser propias de los individuos que van a morir”, explicó el investigador.

Y sostuvo que la ballena que varó en Necochea “es un animal que ya tiene bastante tiempo fallecido, en cambio la que apareció en Miramar es un animal que está en un estado más fresco y que pudo haber arribado a la costa por las condiciones meteorológicas imperantes en los últimos días en la costa bonaerense”.

Respecto a los tres casos de varamientos conocidos estos últimos días, indicó que “son eventos independientes y lo que pueden tener en común son las condiciones meteorológicas de los últimos días y el inicio del regreso a las áreas de alimentación que están en aguas más australes.

Y especificó que “pueden ser ballenas que vienen migrando desde aguas del sur de Brasil o de la propia Patagonia Norte y Centro”.

En ese sentido, explicó que “toda el área marina de nuestra plataforma continental que está bajo la influencia de la corriente de Malvinas, la principal que va de sur a norte, provee gran cantidad de nutrientes. Sin embargo, las ballenas, para lograr los recursos necesarios para tener las reservas suficientes para gestar, dar a luz y amamantar a sus crías en los primeros años de vida, lo obtienen en aguas en donde hay mayor cantidad de nutrientes, que para lo que ellas necesitan son aguas australes”.

Capozzo resaltó la importancia de “lograr fotografías” cuando se dan este tipo de varamientos “para saber si son ejemplares conocidos desde hace tiempo” por quienes los estudian.

También destacó “la importancia del apoyo de los funcionarios del municipio” de Necochea “que facilitaron la logística para que se pueda enterrar el ejemplar”.

En ese sentido, señaló que “luego de un tiempo razonable, la intención es recuperar el esqueleto y poder montarlo en la Estación Hidrobiológica de Puerto Quequén porque es patrimonio de todos los necochenses”.

Y agregó que “es muy importante que el público sepa la relevancia que tiene nuestro trabajo en la costa armando redes y llevando la información cuando ocurren eventos así, a las personas que tienen capacidad de respuesta, que en este caso son los profesionales de la Estación Hidrobiológica de Puerto Quequén, pero que solos no pueden con semejante ejemplar. Por eso es importante que las autoridades municipales presten el apoyo, el cual estamos todos muy agradecidos, como el que prestaron ayer en Necochea, para poder enterrarla, no solo porque es un foco infeccioso en la playa, sino que nos permite recuperar material científico que es el esqueleto del animal para poder exhibirlo para que sea patrimonio de la comunidad de donde ocurre el varamiento y, además, obtener las respuestas que provengan de distintas metodologías que desde la ciencia podemos conocer, por ejemplo, estudiando la matriz de los huesos, toda la historia alimenticia a lo largo de toda su vida e incluso podemos generar el derrotero del animal en el océano Atlántico suboccidental”.

El científico volvió a sostener que “lo que creo es que son tres eventos independientes” y añadió que “está muy claro que el ejemplar de Necochea y el ejemplar de Miramar, son eventos independientes separados en el tiempo. Y que la capacidad de sorpresa que tienen los medios de que aparezcan tres ballenas varadas en el trascurso de poco tiempo, está vinculado a las condiciones meteorológicas, pero que, además, es importante no perder de vista que la de Necochea ya tiene varios días desde su fallecimiento, incluso un par de semanas”.

Sobre las muestras tomadas del cadáver encontrado en nuestra ciudad para realizar su posterior análisis dijo que “nosotros utilizamos la piel, la grasa y el tejido muscular para hacer análisis de la posible presencia de algún tipo de contaminantes como pueden ser los metales pesados, que solamente llegan a las ballenas a través de actividades generadas por el hombre que terminan en el océano, atraviesan todas las cadenas tróficas del pez grande que se come al pez chico, digamos, y llegan a los que están en los lugares más altos de los que están en estas tramas tróficas del océano y se acumulan en lugares como pueden ser el tejido muscular, los órganos que funcionan como filtro, que son el hígado y los riñones”.

Y señaló, para culminar, que a través de obtener una buena muestra “se pueden hacer estudios de ecotoxicología y de genética, estudios de biología molecular que nos permiten identificar el grupo al cual pertenece la ballena”.

En la actualidad, se calcula que existen unos 3000 individuos de ballena franca austral, de los cuales el 20% (aproximadamente 600 ejemplares), se han registrado en aguas argentinas, convirtiéndose en la población más numerosa que existe en el mundo.

Comentarios

Dejá un comentario

Loading…

0

Boca cumplió con el trámite y se lució ante el débil Caracas

Confirman desde UTE el primer caso de coronavirus en una escuela desde la apertura en la Ciudad