Maximiliano Corrado, de 28 años de edad, conocido jugador de fútbol del club Grupo Universitario, quien se encontraba cazando junto a su padre y a un amigo, en circunstancias que se investigan, recibió un disparo de carabina en la cabeza, que horas más tarde le provocó la muerte.

El lamentable episodio sucedió en la tarde de de este martes, en cercanías del arroyo Chapaleofú, cuando Corrado, su papá y una tercera persona, habían salido a cazar juntos.

En determinado momento, Maximiliano recibió un disparo de carabina calibre 22 en la cabeza, presumiblemente accionado de manera accidental por el arma que manipulaba el propio Corrado. Aparentemente, el balazo salió del arma cuando el futbolista cruzaba un alambrado y en esas circunstancias la escopeta se accionó.

Además, al advertir lo ocurrido, el padre del joven herido sufrió una descompensación, por la que también fue internado.

De inmediato, Corrado fue trasladado en estado desesperante al Hospital Santamarina, donde ingresó a quirófano de manera urgente, aunque su estado era crítico, dado que la bala quedó alojada en la cabeza. Lamentablemente, alrededor de las 23 horas, dejó de existir, a pesar de los esfuerzos de los médicos por revertir su cuadro clínico.

Maximiliano Corrado era jugador de la primera división de Grupo Universitario en la liga tandilense y del Club La Pastora en el fútbol agrario. Además, trabajaba en el área de Servicios del Municipio.

Profundas muestras de dolor comenzaron a manifestarse en las últimas horas de este martes, por parte del ambiente del fútbol de Tandil, así como del sector municipal, por la trágica pérdida del joven.

COMENTÁ