Murió el nene atropellado por delincuentes que se fugaban

Luciano Ramírez había sido atropellado por delincuentes mientras intentaban escapar de la Policía. Uno de los sospechosos gozaban de libertad condicional.

nene

Otra víctima inocente por el accionar de delincuentes. Luciano Ramírez, el chico de 12 años que resultó gravemente herido cuando el auto en el que se desplazaba fue embestido por delincuentes que escapaban de la Policía, murió esta tarde.
 
El episodio ocurrió el martes a la noche en Ituzaingó. El menor estaba internado en estado «irreversible» y con «muerte cerebral», y pasadas las 18 de este miércoles su padre, Oscar Ramírez, confirmó en las escalinatas del hospital Italiano su muerte.
Entre lágrimas y visiblemente quebrado, Oscar enfrentó las cámaras para confirmar: «Ya está, se fue a una mejor vida, ya está con su abuelo. Lo único que quiero es justicia por el daño que me causaron, pero no soy nadie para juzgarlos. Sólo Dios los va a juzgar. Sólo quiero justicia».
Al menos tres personas robaron un vehículo en la zona céntrica de Ituzaingó. Cuando personal policial advirtió el hecho, se inicia una persecución que se prolongó por 20 cuadras, hasta el paso a nivel de la intersección de Segunda Rivadavia y Acevedo.
Al llegar allí, impactan contra un automóvil en el que se encontraban una mujer junto con sus dos hijos y un amiguito de ellos, Luciano, quien recibió los golpes más graves, principalmente en su cabeza. Tras ello, uno de los malvivientes fue capturado, en tanto que los otros dos lograron darse a la fuga.

El sospechoso detenido por el hecho, identificado como Carlos Soria, se encontraba en libertad condicional, confirmaron los investigadores, y fue llevado durante las primeras horas de este miércoles ante la fiscal Natalia Narmona Luppi, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 2 descentralizada de Ituzaingó para ser indagado por los delitos de «robo automotor y lesiones culposas».

Sin embargo, un vocero judicial no descartó que la fiscal agrave la imputación por considerar que existió un «dolo eventual» de parte del imputado cuando conducía el auto robado.

Deja un comentario