Miramar: horas claves para saber si sustrajeron otro cadáver de un bebé

Crece la incertidumbre alrededor de las prendas de vestir que no pertenecen a Ciro Lescano y que fueran halladas durante un rastrillaje. Los padres de otro bebé enterrado en el cementerio de Miramar insisten en exhumar la tumba.

Cuando días atrás el rastrillaje para dar con el cadáver de Ciro Lescano dejó “apenas” como resultado el hallazgo de una camisa y un pantalón, la preocupación se apoderó de todos. De policías, de funcionarios judiciales, de trabajadores municipales. Porque la ropa no pertenecía al bebé cuya tumba había sido profanada. Entonces comenzaron las preguntas y las sospechas: ¿era posible un nuevo robo?

Luego de varios días en los que el fiscal Alejandro Pellegrinelli y la sub DDI Miramar reunieron información importante, y la Policía Científica peritó las prendas con una especialista en Geología, la posibilidad de que haya sido sustraído otro cadáver del cementerio de Miramar no puede descartarse. Incluso, es probable que en las próximas horas los padres del otro bebé, Liam Rodríguez (2), sean citados a reconocer las prendas que, por otro lado, ya reconocieron fotográficamente.

Vale recordar, que durante el primer día de rastrillaje sobre el mismo cementerio de Miramar y las adyacencia, fueron localizadas por los familiares de Ciro Lescano, las prendas que inmediatamente se descartó que fueran de él. Ambas piezas quedaron secuestradas por la SubDDI.

A través de imágenes de la indumentaria publicadas en Facebook por la misma Noelia Lescano, los padres de Liam -un niño fallecido en febrero pasado al caérsele un televisor encima y sepultado en el cementerio- se acercaron a las autoridades policiales y aseguraron que las prendas pertenecían a su hijo.

Ante esta situación, el fiscal Pellegrinelli ordenó un peritaje químico y geológico que finalizará este viernes. Por eso las prendas recién estarán disponibles para un reconocimiento el fin de semana.

El informe de esos estudios ya está en poder de Pellegrinelli, quien solicitó cautela respecto de la divulgación de hipótesis. “Todavía no es prudente arriesgar conclusiones. Estamos trabajando sobre esas prendas y en función de cómo evolucione la investigación decidiré si se exhuma o no una nueva tumba”, explicó el fiscal.

A diferencia de la sepultura de Ciro Lescano, que mostraba evidencias de tierra removida varios días después de su entierro, la del otro niño cuenta con una lápida colocada por determinación de su padres. Esa cobertura fue puesta al 4 días de que fuera inhumado en el mes de febrero, de manera que una inspección ocular no aportaría demasiada información.

Si alguien profanó esta otra tumba debió hacerlo antes de esa fecha. Todas estas cuestiones, por ahora sin respuestas, podrán resolverse en la próxima semana.