México: ya son 89 las victimas fatales por la explosión de un oleoducto

El ministro de Salud mexicano indicó que se sumaron seis muertos en las ultimas horas. Además, dieron de alta a dos pacientes y los hospitalizados bajaron de 66 a 58 personas.

Siguen los trabajos de búsqueda e identificación de cuerpos tras la explosión en una toma clandestina en un oleoducto de la estatal Pemex en México. El gobernador de Hidalgo, Omar Fayad, resaltó la dimensión de la tragedia y le aseguró a los familiares de las víctimas que recibirán ayuda económica para el sepelio.

En una conferencia de prensa el ministro de Salud, Jorge Alcocer, habló del número de muertes hasta el momento. El domingo por la mañana el total era de 79, pero «en las últimas horas se sumaron otras seis, que dan una cifra de 89 muertes«, dijo.

Además, dio un panorama alentador para los sobrevivientes de la tragedia, ya que «el número de hospitalizados pasó de 66 a 58, porque en las últimas horas se dieron dos altas por mejoría en la salud».

En cuanto a la identificación de los cuerpos, pudieron comunicar que de los 98 que se encontraron en el lugar tras los rastrillajes, pudieron identificar a nueve de ellos. Los familiares de las víctimas proporcionaron 54 muestras genéticas, por lo tanto hay un número similar de carpetas de investigación abiertas.

El gobernador Fayad reconoció que falta una «largo trecho por recorrer en el que pueden pasar horas, días, semanas o meses para la identificación de los restos». El gobernador no descartó acudir a organismos extranjeros para analizar los restos.

El presidente Andrés Manuel López Obrador también salió a hablar sobre el trágico hecho y resaltó: «No nos vamos a olvidar de esta tremenda tragedia«, indicó y aseguró que la investigación continuará hasta «deslindar responsabilidades» y encontrar a los culpables de este suceso.

El viernes en la tarde, un grupo de vecinos del municipio de Tlahuelilpan reventó un ducto de hidrocarburo y empezó a robar la gasolina. Horas después se registró la explosión.

Esta situación se da como consecuencia de un enfrentamiento que intenta dar el gobierno contra el robo de hidrocarburos a través de los ductos de la empresa estatal Pemex, que genera pérdidas millonarias para la compañía.

Para tal fin, se reforzó con miles de agentes la seguridad en los ductos y se transportó más gasolina con camiones cisterna, lo que causó una crisis de desabastecimiento en diez estados del país, con estaciones de servicio cerradas.