MdP: rescatan a una mujer y su hijo que estuvieron “prisioneros” durante 8 meses en una casa

La principal hipótesis es que los captores buscaban cambiarle la identidad al niño, de 2 años, para cobrar beneficios sociales.


(MAR DEL PLATA – LA CAPITAL) Una mujer y su hijo de dos años que estuvieron “prisioneros” durante 8 meses por un matrimonio en una casa del barrio Estación Norte fueron rescatados esta mañana por la policía tras un allanamiento.

Según informaron fuentes oficiales a LA CAPITAL, la mujer rescatada por el personal de la Dirección Departamental de Investigaciones (DDI) estaba en malas condiciones de salud por haber sigo obligada a vivir de manera infrahumana en un precario cuarto al fondo de una casa en Balcarce al 4700, donde era obligada a hacer sus necesidades en un Balde.

Por otra parte, el nene de dos años fue encontrado por la policía en una cuna, bien cuidado y alimentado. Además, en un mueble encontraron la documentación del nene y otras credenciales personales del menor en las que figuraba otro nombre, por lo que los investigadores sospechan que habrían querido cambiar su identidad para cobrar beneficios sociales.

El matrimonio que tenía cautivos a madre e hijo quedó detenido y, como además en la casa se halló un pistolón con municiones, el fiscal Fernando Castro los imputó por “tenencia de arma“, “probable sustitución de identidad” y “reducción a la servidumbre“.

Según pudo reconstruir LA CAPITAL, la mujer y su hijo se encontraban en situación de calle cuando, hace unos 8 meses, fueron captados por un matrimonio del barrio Estación Norte que los invitó a vivir en su a su casa de Balcarce al 4700.

Lo que había iniciado como un aparente acto solidario terminó siendo una pesadilla para la mujer y su hijo que, en el estado de vulnerabilidad que estaban, sin ayuda de la sociedad o el estado, aceptaron ir a esa casa con el matrimonio de extraños.

La situación fue desigual. A la mujer la mandaron a dormir a un cuarto precario en el fondo de la casa, mal alimentada y en pésimas condiciones, mientras que su hijo estuvo con el matrimonio prácticamente como si fuera un integrante de la familia.

Según explicaron fuentes judiciales consultadas, la mujer permaneció en esa situación los 8 meses que estuvo ahí, casi como una prisionera: estaba incomunicada y no le permitían salir de la vivienda.

Durante su cautiverio, la mujer pudo hacerse unos momentos de un teléfono y llamó a una amiga, a quien le explicó su situación, le dijo donde estaba y le pidió que la ayudara, que lo denunciara. La amiga de la víctima fue hasta la Comisaría de la Mujer y de una manera un tanto errática, confusa y sin dejar su nombre, radicó la denuncia y explicó lo que le sucedía a su amiga.

A pesar de que la denuncia parecía no tener sustento, el fiscal Fernando Castro se comunicó con la DDI y, por la gravedad de la posibilidad de que una mujer y su hijo estuvieran retenidos contra su voluntad, dispuso realizar un allanamiento en la casa denunciada de Balcarce al 4700.

El operativo se realizó este martes a la mañana y cuando el personal de la DDI entró en la vivienda confirmó que la denuncia era real y que una mujer se encontraba prisionera en un cuarto de la vivienda y que su hijo, que estaba en una cuna, podría correr riesgo de que le cambiaran la identidad.

La mujer y su hijo fueron revisados por personal médico para chequear su estado de salud y luego fueron trasladados a Tribunales. Por estas horas de la mañana, el fiscal Fernando Castro le tomará declaración para que ella pueda relatar lo que le ocurrió durante estos últimos meses que estuvo cautiva en una casa.