Mar del Plata: panaderos advierten un importante aumento de la actividad clandestina

Aseguran que el movimiento ilícito en el sector trepó al 50% en la ciudad. “No se está cuidando la salubridad”, alertaron.

Desde el Centro de Industriales Panaderos de Mar del Plata advirtieron que se registra un importante aumento de la actividad clandestina en la ciudad, la cual aseguran que ya ocupa el 50% del sector.

“La actividad clandestina, en vez de bajar, está subiendo”, alertó el presidente de la entidad, Carlos Monzón, en diálogo con LA CAPITAL, al tiempo que destacó que “hay que cumplimentar muchas normas, las cuales no se cumplen”.

En este sentido, Monzón señaló que a nivel local “en 2006 teníamos un 30% de clandestinidad y hoy tenemos más de un 50% en lo que es el sector”.

“Esto es un tema de salubridad”, remarcó el representante de los panaderos y graficó: “Uno compra carne y la cocina, compra verdura y la lava, pero compra pan y así como está lo pone en la mesa”.

“No se está cuidando la salubridad de lo que es llevar un producto a la mesa que esté debidamente elaborado”, recalcó.

Al día de hoy, el precio de referencia para el pan en la ciudad es de 150 pesos el kilo. Este valor rige desde finales del 2020, al igual que el de las facturas, para las cuales se fijó la docena a 240 pesos.

“Nosotros damos un precio de referencia con todo lo que uno debe tributar”, manifestó Monzón y afirmó que hay valores más bajos “que uno ve en una pizarra”, pero no son “verdaderos porque no se sabe de dónde viene esa mercadería, quién la lleva, cómo elabora y en qué situación”.

Por otra parte, el presidente del Centro de Industriales Panaderos aseguró que “la semana pasada” se decidió que no haya “movimientos en el precio del pan”.

“Yo no lo calificaría como un esfuerzo, lo calificaría como una lógica de adaptarse a la situación de hoy”, dijo, aunque reconoció que “lo que ha aumentado mucho es todo lo complementario que se usa en la panadería, como la margarina, el azúcar y otro tipo de cosas que vienen subiendo”.

En relación a ello se refirió también a la nueva suba de combustibles, lo que “afecta a la actividad porque todo lo que es el reparto, los fletes y demás se realiza con ese tipo de combustible”.

“Nadie esperaba este aumento tan grande y en el momento que sea trasladado a la harina es donde vamos a tener que modificar los precios de referencia”, adelantó.

No obstante, Monzón también consideró que “no hay que espantar la clientela que hay en este momento” porque si bien el sector “todavía sigue trabajando” aún no alcanza el nivel de ventas que tenía previo a la cuarentena por la pandemia de coronavirus.

La actividad no pudo repuntar. Un negocio pasó a recaudar entre un 25 y un 30% menos de lo que recaudaba”, antes del Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio (ASPO) para evitar la propagación del Covid-19.

Por último, destacó que las paritarias para los trabajadores de la actividad comenzarán en breve a nivel provincial y aseguró que un sueldo mínimo de un empleado del sector es de 55 mil pesos, al tiempo que el máximo no supera los 60 mil.

Comentarios

Dejá un comentario

Loading…

0

Por noveno día consecutivo Balcarce registró más contagios que altas médicas

Veterinarios advirtieron cuadros graves en perros y gatos por la variante británica