Macri dijo que “va a faltar gas” en el invierno por culpa de las políticas del gobierno

El ex presidente criticó a Alberto Fernández y a Cristina Fernández por “detener los proyectos de energías renovables” que había puesto en marcha durante su mandato.

Mientras el gobierno trata de negociar con Brasil y Bolivia por las provisiones de gas para el invierno, el ex presidente Mauricio Macri, aseguró que “va a faltar” el fluido y que junto con la escasez de gasoil, va a impactar en la actividad económica.

A través de las redes sociales el ex mandatario afirmó que  “falta energía y falta gasoil” en tanto señaló que “los camioneros no consiguen el combustible para llevar la cosecha al puerto y tienen que hacer kilómetros de cola”.

“A este ritmo en el invierno va a faltar gas. Si esto pasa, las industrias y las fábricas de todo el país van a tener que reducir o parar su producción y eventualmente deberán adelantar vacaciones o suspender a sus trabajadores. También es posible que falte GNC y afecte al transporte”, aseguró.

Asimismo, señaló que los barcos que traen gasoil deben quedar a la espera dado que la Argentina no cuenta con depósitos para almacenarlo, ni trenes ni rutas para su transporte y responsabilizó al kirchnerismo de esta situación. “Esta falta dramática de energía no es un accidente o una situación inesperada, es la consecuencia directa de los cuatro gobiernos kirchneristas”, culpó Macri.

En la misma línea, atribuyó la faltante de gas a las políticas actuales y sostuvo que la condición energética es “irreversible” ante la interna del Frente de Todos. “Este proceso angustiante -como si nos faltaran problemas- se desarrolla además dentro de un contexto de inflación de pronóstico gravísimo; mientras el país es conducido por un gobierno de dos cabezas que pelean entre ellas. Estas son noticias muy preocupantes para todos los argentinos, pero son las verdaderas”, disparó.

Comentarios

Dejá un comentario

Loading…

0

El motociclista accidentado en la 226 permanece en estado reservado y pelea por su vida

Con presión de los alimentos, la inflación del primer trimestre se estima en torno al 14%