Terror en La Salada: “Intentaron cortarme un dedo para robarme”

Una de las balcarceñas que fue víctima de un violento asalto durante un viaje a feria relató en primera persona el mal momento que vivió la delegación.

Miles de personas visitan diariamente La Salada.

Verónica Carrozzi, una de las comerciantes balcarceñas que fue víctima de un violento asalto durante un viaje a La Salada, en el distrito de La Matanza, habló en exclusiva con MinutoBalcarce.com.ar y contó detalles del calvario que le tocó vivir junto al resto de la delegación.

“El miércoles 8, alrededor de las 6:20, cuando estábamos a 10 minutos de la feria, la combi en la que viajábamos fue interceptada por un auto Volkswagen Bora, de cuyo interior bajaron cuatro delincuentes”, contó.

Y agregó: “Uno de los ladrones se subió a la combi y ocupó el asiento del chofer, otro hablaba por teléfono con un quinto delincuente, y los otros dos eran los encargados de revisar entre nuestras pertenencias en busca de dinero, joyas y objetos de valor”.

[su_pullquote]”A algunos los obligaron a desvestirse y para asegurarse de que no escondíamos nada”[/su_pullquote]

Sobre la apariencia y el accionar de los sujetos, Verónica sostuvo que actuaron en todo momento con sus rostros descubiertos y que dos de ellos hablaban y vestían como efectivos policiales. “Sin mediar palabra empezaron a repartir culatazos a toda la delegación, la cual estaba integrada por nueve mujeres, una de ellas embarazada; un menor y dos hombres, sin contar al chofer del a combi”, explicó.

“Durante la requisa a algunos los obligaron a desvestirse y para asegurarse de que no escondíamos nada entre la ropa interior nos manosearon las partes íntimas”, relató.

Y añadió: “Uno de los delincuentes se ensañó con un anillo que yo tenía puesto y que no podía sacarme del dedo. Fue en ese momento que intentó cortarme el dedo para quedarse con el anillo. Afortunadamente no había ningún cuchillo ni objeto cortante”.

Por último, Verónica lamentó que la combi que habían contratado para viajar no contara con el seguro en caso de sufrir un episodio delictivo como el que les tocó vivir. “Nadie nos va a devolver el dinero que perdimos”, concluyó.

Amenazó a su madre y luego golpeó a un Policía con un fierro

Katz respondió las denuncias: “El relleno sanitario funciona bien”