Los investigadores creen que el incendio de la catedral de Notre Dame fue accidental: «Nada apunta a un acto voluntario»

El fiscal de París les tomará declaración a 15 empleados que trabajaban en las tareas de restauración del emblemático templo.

Las autoridades francesas priorizan la hipótesis de una causa accidental en el voraz incendio que destruyó parte de la catedral de Notre Dame, uno de los íconos de París.

«Nada apunta a un acto voluntario», adelantó el fiscal Rémy Heitz. Se prevé que les tomen declaración a 15 empleados que trabajaban en las tareas de restauración de la histórica catedral.

Heitz habló sobre las dificultades que tienen los expertos para hacer peritajes en el lugar. Explicó que los especialistas todavía no pudieron entrar al edificio porque la estructura «no es estable». La fiscalía abrió el mismo lunes por la noche una investigación por «destrucción involuntaria por incendio».

«Cinco empresas intervenían en el lugar, y hoy empezaron a prestar declaración obreros empleados de estas empresas. Son 15 en total, que intervinieron y que estuvieron presentes el lunes», dijo el investigador.

El fiscal explicó que hubo una primera alerta a las 18.20 hora de Francia «seguida de un procedimiento para despejar dudas, pero no se había detectado ningún inicio de incendio».

Explicó que 20 minutos después hubo una segunda alerta «y ahí se constató el incendio en la estructura del techo». En ese momento ya se había evacuado la Catedral.

Dijo que la investigación será «larga y compleja» y prometió que pondrán a disposición todos los medios «para llegar a la verdad, para conocer el origen de este terrible incendio».

En línea con la investigación judicial, el ministro de Cultura francés Franck Riester también había hablado de la posibilidad de un incendio accidental, que se habría iniciado en torno a la aguja de la catedral donde se realizaban obras de restauración.

Mientras que el arquitecto jefe al frente de las obras de renovación Philippe Villeneuve le dijo al diario Le Parisien que «no había trabajadores en el lugar» cuando se produjo el incendio.

Tras el incendio, persisten dudas sobre la resistencia de la estructura. El secretario de Estado Interior adelantó que habrá una reunión con expertos y arquitectos para tratar de determinar «si la estructura es estable y si los bomberos pueden aventurarse dentro para seguir con su misión».

El fuego quemó la estructura de madera del techo de más de 100 metros de longitud conocido como «el bosque» por el gran número de vigas que se usaron para instalarlo así como la aguja de 93 metros de alto, uno de los símbolos de París.

La alcaldía de París puso en marcha un operativo para «salvar todas las obras de arte». La corona de espinas y la túnica de San Luis, dos de las reliquias más importantes, están a buen resguardo, afirmó monseñor Patrick Chauvet, el rector de la catedral.

La Fundación del Patrimonio, una organización privada que trabaja por el mantenimiento del patrimonio francés, lanzó una «colecta nacional» para la reconstrucción de la catedral. Mientras que las familias Arnault y Pinault, dos de las más ricas del país, donarán millones de euros para colaborar con la restauración.

Por la noche cientos de personas se reunieron para rezar frente a la catedral, algunas en llanto. Se turnaron para cantar y rezar, interrumpiéndose al paso de los camiones de bomberos para aplaudirlos. La construcción de la catedral de Notre Dame se inició en el siglo XI y llevó casi 200 años. Forma parte del Patrimonio Mundial de la Unesco desde 1991 y es el monumento histórico más visitado de Europa, con entre 12 y 14 millones de visitantes anuales.