Lo secuestraron los militares y sobrevivió a sus torturas: «Me electrocutaban hasta dejarme sangrando»

30/09/2019

El testimonio de un balcarceño, clave en el juicio por delitos de lesa humanidad que se desarrolla en Mar del Plata.


Corría el año 1978 cuando Miguel Luis Molinari, un trabajador lechero que vivía en Balcarce junto a toda su familia, fue secuestrado en Mar del Plata por un grupo de militares.

En las últimas horas, el hombre de 74 años relató el calvario que le tocó vivir durante más de una semana: desde estar alojado en diferentes centros clandestinos hasta las torturas y un falso fusilamiento que debió soportar. Su testimonio se volvió clave en el juicio por delitos de lesa humanidad que se desarrolla en el Tribunal Oral Federal de Mar del Plata.

«El 20 de enero de 1978, cuando regresábamos a Balcarce junto a mi empleado, nos pararon los militares a la salida de Mar del Plata. Nos hicieron bajar del camión, nos esposaron y nos taparon las cabezas. Luego nos subieron por separado a dos Falcon y nos llevaron al centro clandestino ‘La Cueva’. Nos metieron en dos habitaciones y podía oír los golpes que le daban a mi compañero«, comenzó en su relato Molinari.

Foto: QuéDigital

Y añadió: «Me llevaron a una habitación del frente, me hicieron desnudar, me subieron a una camilla de chapa y ahí empezó la tortura con la picana eléctrica. Preguntaban si conocía a una persona, si conocía a la otra. Siempre insistiendo hasta que en determinado momento uno dice que pararan que traían un aparato más fuerte. Y al rato trajeron otro, ahí sí realmente me levantaban por el aire con cada descarga eléctrica en cualquier parte del cuerpo, en los ojos, en los oídos, en la nariz, hasta hacerme sangrar«.

Tras pasar por más interrogatorios en los que los represores demostraban conocer muy bien cómo estaba integrada su familia, a Molinari lo fueron a buscar a su celda y lo subieron nuevamente con la cabeza tapada al Falcon. Cuando lo bajaron del vehículo, estaba frente al mar y uno de los militares le dijo «Acá se termina todo».

«Sacaron una pistola, me la pusieron en la cabeza e hicieron como un simulacro de fusilamiento, pensé que me mataban. Pero después me volvieron a subir al auto y me llevaron a la Base Naval, donde me dejaron en una habitación junto otras 20 personas”, recordó el hombre.

Luego de 48 horas, Molinari fue nuevamente trasladado, esta vez a la Brigada de Investigaciones. «Me llevaron a un calabozo en un sótano, me desnudaron y me dejaron dos días ahí adentro; lo único que había era un recipiente de plástico para hacer las necesidades y me ponían un caldo para tomar. Finalmente, el 31 de enero recuperé la libertad y pude regresar a Balcarce», relató.

Sin embargo, las torturas fueron el principio de todas las persecuciones que vendrían posteriormente. «A los dos días, cuando me estaba recuperando del shock, golpean la ventana del lado de la calle. Me pidieron permiso para entrar, se sentaron, sacaron una pistola, la dejaron arriba de la mesa y dijeron que querían hablar para ver cómo seguir a adelante y me dieron instrucciones».

En ese sentido, Molinari contó que le ordenaron reportarse y pedir permiso cuando quisiera alejarse de Balcarce. «Estaba permanentemente vigilado. Todo eso duró hasta fines de 1980 que se cortó abruptamente«, cerró.

Ultimas Noticias

¿Puede nevar esta semana en Balcarce?

Durante toda la semana el quirófano móvil de Zoonosis brindará atención en el CIC I

Se disputó la primera fecha de «Atletismo escolar»

Se completará el hormigonado de dársenas en el playón de la terminal de colectivos

Se realizará una campaña de donación de sangre en el cuartel de los Bomberos Voluntarios