Lo denunciaron por abuso infantil, mató a toda su familia, llamó al 911 y se suicidó

El homicida tenía una restricción perimetral por querer abusar sexualmente de una de sus hijas. Asesinó también a un amigo y a un vecino.

El cuádruple crimen conmocionó a los vecinos de Colón.

Una masacre conmocionó a la ciudad bonaerense de Colón. En un ataque de furia y locura, Leonardo Andrés Ayala asesinó a balazos a su ex esposa, sus dos hijos de 2 y 14 años, a otra persona y se suicidó. La Policía supo del hecho porque así lo quiso el propio homicida: confesó su crimen al 911 antes de quitarse la vida.

El cuádruple crimen ocurrió ayer cerca de las 11. Ayala tenía bajo sus espaldas una orden de restricción de acercamiento a su ex mujer y su familia. La pareja lo denunció por querer abusar sexualmente de sus hijas, por lo que la hipótesis más fuerte detrás de la matanza es la violencia de género.

El horror se desencadenó en una vivienda ubicada en la calle 54 entre 25 y 26 de barrio Procasa, en la ciudad ubicada a unos 55 kilómetros de Pergamino.

El homicida, de 37 años, era un repartidor de La Serenísima. Se presentó ante la casa de su pareja Delia Guerrero (35), quien estaba a punto de desayunar con su hija Josefina (2), su hijo de otro matrimonio Patricio (14) y otra persona identificada como Omar Lagneaux (60).

Apenas ingresó armado con una pistola Bersa calibre 9 milímetros, Ayala disparó tres veces contra el hombre y después le dio un balazo en la cabeza a su hija, otro al hijo de la mujer y por último a ella.