Liberaron a otro empresario arrepentido en la causa de los cuadernos de las coimas K

El juez Claudio Bonadio homologó el acuerdo al que llegaron los fiscales con Sergio Todisco, uno de los implicados en la cadena de lavado de dinero.
Claudio Bonadio homologó el acuerdo.

La causa de los cuadernos sumó un nuevo empresario arrepentido excarcelado. El juez Claudio Bonadio homologó el acuerdo de imputado-colaborador de Sergio Todisco, uno de los investigados en el marco de la plata que, se sospecha, lavó Daniel Muñoz, el ex secretario privado de Néstor Kirchner, que es señalado como un engranaje clave en el sistema de recaudación de dinero en la causa de los cuadernos de la corrupción.

Todisco quedó esta tarde excarcelado desde la alcaidía de los tribunales de Comodoro Py 2002, revelaron a Infobae fuentes judiciales. El señalado amigo de Daniel Muñoz amplió las vías de investigación y dio pistas para avanzar en la ruta del dinero y el recupero de activos.

Su liberación tardó más de lo que el imputado esperaba. Había sido arrestado el 20 de octubre pasado, en un hotel de la zona de Once. Y el 23 pidió declarar como arrepentido ante los fiscales Carlos Stornelli y Claudio Rívolo. Según pudo saber en aquel momento este medio, Todisco dio detalles durante cuatro horas sobre cómo millones de dólares pasaron por las manos de Daniel Muñoz y más tarde fueron invertidos en distintas sociedades y firmas off shore para lavar dinero. Sus dichos sirvieron para acreditar -y no por dichos de terceros- la relación de Muñoz con el dinero, dijeron las fuentes en ese momento.

Sin embargo, las cosas se complicaron para Todisco. Su ex esposa, Elizabeth Ortiz Municoy, una reconocida martillera de Mar del Plata, que también había sido detenida,pidió declarar como arrepentida después de él y aprovechó para responsabilizarlo de todo. Se explayó durante varias horas, acompañada por su abogado Fernando Burlando. Un rato después, consiguió la excarcelación. «Yo no tenía nada que ver. Era mi ex marido», le dijo a Infobae el 26 de octubre cuando se retiraba de los tribunales sin las esposas. La mujer también dijo cómo se mandaba el dinero al exterior y hasta nombró a la ex presidente por una planta textil que había «reinaugurado» en 2008, en Mar del Plata, su ex suegro, Sergio Mauro.