Leonor Rodríguez: “Ha sido y será inolvidable lo compartido en estos meses”

La ahora ex coordinadora del programa de vacunación publicó una emotiva carta de despedida tras anunciar su renuncia a la coordinación de la posta satanitaria.

La ahora ex coordinadora de la posta sanitaria del Club Ferroviarios, Leonor Rodríguez, compartió a través de sus redes sociales una emotiva carta de despedida tras haber anunciado su renuncia a la coordinación del programa de vacunación.

En el escrito, realizó un repaso del año vivido al frente de la campaña que llegó a cada rincón del distrito entendiendo que “llevamos la vacuna adonde hizo falta llevarla, siempre con coraje, compromiso, responsabilidad y empatía” y agradeciendo a todo el equipo de trabajo y responsables de otras áreas que trabajaron articuladamente estos meses con el propósito de brindar la mejor atención a todos los balcarceños.

“Se termina el año, y es tiempo de balances, de autocrítica y de evaluación de lo hecho. Me toca contarles que llegó mi último día como coordinadora de la Posta de Vacunación del Club Ferroviarios. Han sido meses intensos, duros, donde se debió desplegar lo mejor de cada uno de quienes integramos todo el equipo de trabajo. Buscando alternativas, diseñando estrategias, solucionando conflictos, escuchando, acompañando, sonriendo por debajo del barbijo, incluso llorando en más de una oportunidad”, narró en la carta.

“Desde el día 0 hasta acá. Un año desde la llegada de las vacunas. Casi 87 mil dosis aplicadas. Casi 87 mil brazos pinchados. Miles y miles de vecinos y vecinas accediendo a la vacunación pública, gratuita, optativa y federal. Y por qué no: inclusiva. En la Posta, en escuelas, en el cuartel de bomberos, en delegaciones de localidades vecinas, en el cerro, en la plazoleta, en residencias de adultos mayores, en cosechadoras y al borde de la ruta. Llevamos la vacuna adonde hizo falta llevarla. Con coraje. Con compromiso. Con responsabilidad. Con empatía”, agregó.

Y continuó: “Hoy, ya con un pie afuera de la campaña de vacunación más grande de la historia, digo gracias:
A mis compañeros en la coordinación: Pablo López Robles y María Eugenia Guariste.
Al jefe de la UDAI Javier Menonne, por respaldar nuestra tarea. A Ignacio Otegui y al resto del equipo.
A la directora de PAMI Gabriela Franganillo y el equipo.
A la jefa de enfermería Yolanda Menna, y a todo el equipo de vacunadoras y vacunadores. Al Dr. Antonio Dojas, con quien supimos entendernos a la hora de coordinar acciones.
A los Asociación de Bomberos Voluntarios de Balcarce y a los Bomberos San Agustin.
A las directoras y directores de las escuelas que dijeron sí a la vacunación en el ámbito escolar.
Al Dr. Pedro Muñoz por estar siempre al pie del cañón.
Al jefe de Tránsito Lucas Quiñones y a la gente que trabaja en esa dependencia.
A los jefes y las jefas de la Policía Local, que respondieron siempre a nuestros requerimientos, y a los efectivos que trabajaron y trabajan con nosotros.
A los medios de comunicación, por ser nexo entre nosotros y la comunidad. Un gracias especial por el respeto demostrado la única vez que no podía hablar, porque no podía evitar llorar.
Al concejal del Frente de Todos, Eugenio Gardella, que estuvo pendiente de las necesidades que pudieran surgir en la campaña de vacunación.
A la empresas Alvis y KWS.
A los y las referentes comunales de San Agustín, Los Pinos, Napaleofú,  Ramos Otero y Laguna Brava.
A la gente de SUTEBA y al Comité Mixto por la mano enorme en las últimas semanas.
A la comunidad educativa de la Escuela Técnica N° 1.
Palabras mayúsculas a la gente (mi gente) del Club Atlético Ferroviarios por el compromiso inmenso con todo el pueblo balcarceño. No hay manera de agradecer tanto.
A Rolo Camino, y al área de discapacidad, por el acompañamiento en la vacunación domiciliaria.
A nuestra referente en salud, Dra. Iparraguirre Martina, por la confianza, el apoyo permanente, su humor, sus sugerencias siempre tan valiosas. A través suyo, a todo su equipo.
Gracias a nuestro presidente Alberto Fernández y a nuestro gobernador Axel Kicillof por las decisiones políticas que nos condujeron hasta acá.
A mis hijxs Milagros, Rosario, Fátima, Lucía, Mateo y Santiago que saben en primera persona, lo intenso que ha sido este trabajo (paralelamente a los jardines de infantes) y se hicieron cargo de todo lo que estuvo a su alcance y más.
A mi compañero de vida, Carlos Ambatese. Que me acompañó y contuvo, me abrazó, me aconsejó, me secó las lágrimas y me escuchó, me escuchó, me escuchó y me escuchó…
Al resto de mi familia porque este año casi no existí para ustedes. Y cuando estuve nunca pude dejar el teléfono ni un segundo.
A Florencia Scrocca: te debo un millón de horas de terapia por WhatsApp. Y gracias por estar a disposición del vacunatorio siempre que te llamamos…
Y un GRACIAS tan inmenso a los becarios y las becarias trabajadorxs de la posta: a mis compañeros de trabajo de casi un año. Solo palabras de agradecimiento por la tarea titánica que hicieron, hacen y continuarán haciendo.
Ya se los dije: con aciertos y con errores de mi parte, pero siempre apuntando a que sólo fueran aciertos. Ha sido y será inolvidable lo compartido en estos meses. Cosas para guardar en la memoria y otras en el corazón.
Gracias a quienes confiaron en mí para ponerme esta camiseta. Disculpen lo extenso. Disculpen que no respete un orden al nombrarlos. Me salió así y no quiero corregir ni una coma.
Espero haber estado a la altura de las circunstancias”.

Comentarios

Dejá un comentario

Loading…

0

Resurge el conflicto el Intesar tras el despido de 25 empleados

Reino: “Estamos al límite con los hisopados, pero no con las internaciones”