“Le vimos marcas, moretones en el ojo, piernas y brazos”, afirmó la dueña de la casa donde trabajaba Fátima Acevedo

Se tenían confianza y la joven le contaba sus padecimientos a la mujer, quien señaló que la vieron golpeada es más de una oportunidad.


Paola Gregorutti, en cuya casa trabajaba Fátima Acevedo cuidando a sus hijos y limpiando, contó a Elonce TV, luego de que hallaron el cuerpo sin vida en un aljibe de la zona de calle Tibiletti al final en la capital entrerriana, que la joven le confió la situación de terror que vivía con quien era su pareja.

La chica de 25 años había denunciado en reiteradas oportunidades a su exnovio, Jorge Nicolás Martínez, actualmente detenido, por violencia de género. Quienes conocían a la víctima afirman que sentía que no era escuchada cada vez que presentaba acusaciones contra el acusado.

violencia de género
La sociedad pide justicia por la joven víctima de violencia de género. (Foto: El Litoral)

El testimonio de la mujer en cuya casa trabajaba Fátima Acevedo

“Estamos tratando de transitar este difícil momento, parece una pesadilla no lo podemos creer. Flor era muy cercana para nosotros“, dijo Gregorutti. La mujer afirmó que conoció a la joven hace 4 años, “a través de su cuñada, la hermana de Nicolás, que hacía limpieza en la casa de mi madre, me la recomendó y ahí hicimos el contacto”.

Charlaba mucho con nosotros, se apoyaba mucho en nosotros porque estaba muy sola en la vida, no tenía a su familia y tampoco tantas amigas, nos contaba lo que vivía y tratamos de ayudarla todo lo que podíamos“, señaló.

Además, confesó que más de una vez le vieron “marcas, moretones en el ojo, las piernas, los brazos, un corte en la frente, y la panza marcada con piedras porque le revoleaba cosas”. También se refirió a las múltiples denuncias: “Me decía que estaba cansada de denunciarlo. Los audios que salieron a la luz también me los mandaba a mí”.

Tras ello, reflexionó: “No se hizo nada para evitar su muerte, ella estaba cansada de pedir ayuda, de que la resguarden y nunca nadie la escuchó. No la protegieron, no les importó, no la cuidaron, como le debe pesar a muchas otras mujeres que viven esta situación horrible“.

En la misma línea contó que “ella quería estudiar y tener un lugar donde vivir con su hijo que era lo más importante que tenía”. Y añadió: “Su historia de vida fue muy cruel, desde su infancia hasta su último día, no lo podemos creer. Voy a luchar para que se haga justicia y que su hijo quede en las mejores manos“.

Saltó por la ventana mientras renunciaba a su trabajo y lo filmó todo

Mar del Plata: crece desesperación en la búsqueda de Claudia Repetto