La OTAN lleva a cabo en Noruega las mayores maniobras tras la guerra fría

25/10/2018
Noruega acoge desde este jueves las mayores maniobras en su territorio, y de la OTAN, desde el fin de la Guerra Fría en un contexto de tensión creciente con Rusia.

Fotografía de un vídeo cedido por la OTAN que muestra un tanque Leopard II del Ejército de Alemania durante un entrenamiento para las maniobras de la OTAN «Trident Juncture 2018»

Noruega acoge desde hoy las mayores maniobras en su territorio, y de la OTAN, desde el fin de la Guerra Fría en un contexto de tensión creciente con Rusia por la instalación de una base estadounidense y  varios casos de espionaje.

Unos 50.000 soldados de los veintinueve estados de la OTAN, además de Finlandia y Suecia, participan hasta el 7 de noviembre en un despliegue que incluye 10.000 vehículos, 65 barcos y 250 aviones en cuatro condados del centro y sur de Noruega, el mar Báltico, el Atlántico Norte y los espacios aéreos de otros países nórdicos.

«Trident Juncture», como han sido bautizadas las maniobras, pretenden enviar un mensaje «claro» de que la Alianza Atlántica está lista para defender a todos los aliados ante cualquier amenaza, aunque no busca la confrontación, aseguró ayer en Bruselas su secretario general, el noruego Jens Stoltenberg.

Artilleros de la Fuerza Naval de Noruega participan en un ejercicio a bordo de la fragata HNoMS Thor Heyerdahl, durante los preparativos para las maniobras de la OTAN "Trident Juncture 2018" (EFE).

En similares términos se ha expresado la primera ministra noruega, Erna Solberg, quien ha apelado en varias ocasiones a la necesidad de mostrar a Noruega como un miembro fiable de la Alianza y a desarrollar su capacidad defensiva.

Así lo reiteró por ejemplo durante su visita hace unas semanas a la base militar de Værnes (centro del país), desde donde hace año y medio está instalado un contingente permanente de marines estadounidenses en virtud de un polémico acuerdo que ha provocado tiranteces con Rusia.

El acuerdo, firmado a petición estadounidense, establece que las tropas deben rotar cada seis meses, lo que según el Gobierno noruego justifica que no se pueda hablar de base extranjera permanente y de violación de un pacto de 1949 que las prohíbe, un argumento que no convence a la izquierda socialista ni a organizaciones pacifistas.

Vehículos armados de las Fuerzas Armadas son transportados en tren para participar en las mayores maniobras de la OTAN "Trident Juncture 2018" (EFE).

Los partidos más a la izquierda del Parlamento, sindicatos y colectivos antibélicos han impulsado en los últimos días varias movilizaciones de protesta en las principales ciudades noruegas, criticando lo que consideran una «ocupación militar» que además no contribuye a aumentar la seguridad en el país.

La presencia del «Harry Truman», primer portaaviones de EE.UU. en Escandinavia desde la Guerra Fría y que puede transportar armas atómicas, también ha sido censurada, entre otros motivos, porque estará en unos ejercicios paralelos al norte del país de los que no se ha informado a Rusia, según Oslo, por su reducida dimensión.

Rusia (que el mes pasado realizó las mayores maniobras de su historia cerca de la frontera china) ha mostrado, a través de un comunicado de su embajada en Oslo, su «preocupación» por el aumento de los ejercicios militares en áreas próximas a su territorio, lo que considera una provocación.

Las relaciones entre Noruega y Rusia se han visto afectadas también en los últimos tiempos por un caso de espionaje.

Un cartel advierte a los conductores de la actividad militar en una de las áreas en las que se desarrollarán desde hoy las mayores maniobras de la OTAN "Trident Juncture 2018" (EFE).

Un ciudadano noruego lleva casi un año encarcelado de forma preventiva en Moscú, acusado de enviar dinero a rusos reclutados por un servicio de espionaje extranjero, ante el mutismo de Oslo, que ni confirma ni desmiente que trabajase para la inteligencia noruega.

Un trabajador del Senado ruso que participaba en un seminario internacional en el Parlamento noruego fue detenido el mes pasado en Oslo a instancias de los servicios de inteligencia noruegos, que lo consideraban sospechoso de espionaje.

Pero un tribunal de Oslo lo dejó en libertad la semana pasada al considerar que no había pruebas, después de que Moscú calificase de «provocación» su detención y que convocase al embajador noruego en Moscú como señal de protesta.

Ultimas Noticias

Falta de presencia policial en la guardia del Hospital: Stoppani recibió a Martínez y Troppiani

EducoAgro 2024: se viene la décima edición de la mega muestra educativa y comercial

El Municipio firmó un convenio con el Instituto de Formación Política y Gestión Pública de CABA

Chocaron un patrullero y un remis en 12 y 19: dos oficiales debieron ser hospitalizadas

Maximiliano Blanco Río deja su cargo como jefe de la Sub DDI tras más de 7 años