La Iglesia pidió iniciar una «quita gradual» de los aportes del Estado nacional

La Conferencia Episcopal, que planeaba renunciar a todos los fondos estatales tras el debate por el aborto, creó una comisión para buscar otras fuentes de financiamiento pero de forma escalonada.

El presidente Mauricio Macri y el obispo Oscar Ojea.

La Conferencia Episcopal Argentina (CEA) acordó de manera interna comenzar un «reemplazo gradual de los aportes del Estado por alternativas basadas en la solidaridad de las comunidades y de los fieles». Para eso, conformó una comisión para crear un fondo solidario y seguir el diálogo con el Gobierno para consensuar «diversas alternativas que facilitarán» el traspaso de una modalidad a la otra.

Así lo informó esta tarde la oficina de prensa de la CEA tras cinco días de deliberaciones entre los obispos de todo el país, que se reunieron en la casa de retiros El Cenáculo, de Pilar. El encuentro fue encabezado por el titular del cuerpo y obispo de San Isidro, monseñor Oscar Ojea.